Raquetas

Raquetas
Esperando que la nieve vuelva, ya queda menos.

Majalcobo

Majalcobo
Pincha en la foto para ver la Ruta de las Cascadas de Majalcobo ( Casillas )

viernes, 26 de junio de 2009

La Sangre, rincón cadalseño.


 

La Sangre en los años 50, era un lugar tranquilo donde los cadalseños iban a pasear por la carretera de Madrid, y donde los abuelos reposaban y recordaban viejos tiempos sentados en los bancos de piedra que allí existían. A la derecha de la foto se puede ver algunos.

En el Hospitalillo se veneraba al Cristo de la Sangre, era a este lugar donde en Carnaval debían acudir los cazadores para la Caza de Devotos, allí pasaban los días los más ancianos, viendo pasar la vida y los pocos coches que por entonces llegaban de Madrid.

También en La Sangre estaba el Matadero Municipal, el Hospitalillo, la casas de Don Alejandro y Don Antonio Box, médicos de Cadalso, así como la Huerta y el Tropezón, lugares que no sé si ya funcionaban, también algunas bodegas como la del tío Saturio.....bueno prefiero que seáis vosotros los que mirando la foto tengáis vuestros propios recuerdos.


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

5 comentarios:

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

LA SANGRE GLORIOSA

Dar y ofrecer nuestra sangre gloriosa,
libremente por costumbre adquirida,
como un balsámico sobre una herida
esparcido por bálsamo de rosa.

Vuela con sus alas de mariposa
ganándole a la muerte la partida,
en liza por mantenernos con vida
ea manantial manando generosa.

Es ofrenda hecha con fe y entusiasmo
y un torrente caudal de nuestras venas,
esta roja y vital hemoglobina.

Que verla circular produce pasmo,
la extracción no la sentimos apenas
y fértil continuamente germina.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

LA CALLE DE LA SANGRE

Todo pueblo que se precie
tuvo calle de la sangre,
como el pescador palangre
como el especiero especie.
Y aquí puede que se aprecie
cuando cae un aguacero,
un rojo y tibio reguero,
que anuncia a los cadalseños
que en la bruma de sus sueños
aquí, existió un matadero.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Anónimo dijo...

Tan cambiada, Pedro.

Chelo Villarin Recio

Anónimo dijo...

Cuanta nostalgia genera esta preciosa foto, Pedrito, y, a la par, qué cantidad de personas, relacionadas con las actividades que allí se llevaban a cabo, que pasan por mi mente. Es impagable tu legado fotográfico de ese Cadalso que, para bien o para mal, se nos ha quedado tan lejos y tan lejano.

Baltasar Villarin Conde

Anónimo dijo...

Creo recordar que en el matadero en fiestas metían a los toros directamente de la plaza y los despiezaban allí mismo si no es así rectificarme hera muy pequeña pero si recuerdo eso y en el hospitalillo todos los muchachillos y muchachillas hacíamos unas largas colas para vacunarnos con aquellas plumas que te hacían una Cruz Que yo aún conservo en mi pierna y mi hermana en el brazo jajajajaja

Pilar Calvo Villarín