Monton de trigo

Hayedo de Montejo

miércoles, 11 de agosto de 2010

Atardecer en Peña Muñana

Los tres picos de Peña Muñana

Pasear por la Peña a cualquier hora del día puede hacerte sentir un agradable placer, pero si lo hacemos una tarde soleada, a la caída del sol cuando toda la Peña adquiere ese tono rojizo anaranjado y nos dejamos llevar por la agudeza y sensibilidad de nuestros sentidos, nos daremos cuenta que es algo más que un placer, es un chorro de sensaciones que nos invade a través de nuestra vista, nuestro olfato y nuestro oído y uniendo estos sentidos y la soledad del lugar es la clave para sentir ese algo más que un ligero placer, es notarte dentro del entorno, es sentirnos parte de la Peña y es formar parte aunque solo sea por unos minutos de la propia naturaleza.


No sé si tu sentirás lo mismo, puede que cada unos estemos hechos de una forma diferente y de unos placeres distintos pero a mí, ver, sentir y respirar el olor a jara y cantueso que desde siempre ha invadido la Peña me transporta a otros tiempos y a veces solo a veces aún oigo el murmullo de las gentes y de los recuerdos de tantos y tantos días del hornazo en sus laderas o peñascos y esta sensación de vida me hace sentir que aún soy yo y que estoy aquí donde siempre he estado y donde quiero estar y ya solo por esto me siento feliz y dichoso.

Claro que todo es cuestión de gustos, tal vez nostalgia, pero sobretodo de sensibilidad

Fotos: Archivo fotográfico Pedro Alfonso.

No hay comentarios: