El Molinillo

El Molinillo
Ver desde dentro el problema y el abandono sería lo mejor que podría pasar para que la sensibilidad de todos se uniera y por una vez el sentido común sirviera para recuperar esta joya de nuestro pasado y nuestra cultura.

Vidrios de Cadalso

Vidrios de Cadalso
La producción de los hornos de Cadalso tiene éxito en origen por la simplicidad de la decoración y de las formas. Muchas de éstas son tradicionales, y fueron anteriormente usadas por la orfebrería. Más tarde durante los siglos XVI al XVII se ven influidas por las venecianas.......

domingo, 31 de octubre de 2010

Cadalso y las castañas

"En Cadalso por los Santos las castañas en los canastos"

Es octubre, los días son apacibles y las hojas comienzan a caer, pronto llegará el frío del invierno, las heladas y la nieve pero ahora es tiempo de membrillos, granadas y castañas, y a esto último dedicamos el día de ayer en nuestro querido y alegre valle del Tórtolas.



El día amenazaba lluvia y así fue, durante toda la mañana los chaparrones fuertes e intermitentes nos acompañaron pero ni está lluvia fue suficiente para que abandonáramos nuestra labor de la recogida de la castaña, entre otras cosas porque hoy y mañana es fiesta y aquí el que no corre vuela y los hay que primero corren y luego vuelan pero con las castañas en el bolsillo.


Y así poco a poco la cesta se fue llenando y de la cesta al saco hasta terminar de recoger todas y volver pronto para casa que el día no era nada bueno para estos menesteres ni para ninguno al aire.


La mayoría de los erizos ya están abiertos y el aire y la lluvia hacía posible que soltaran las tres castañas que cada uno contiene y las proyectara sobre el suelo, algunas con una velocidad endiablada y con golpe en la cabeza no muy doloroso pero si sorprendente.


Y las castañas seguirán cayendo hasta dejar los erizos vacíos, luego estos también caerán y más tarde las hojas hasta dejar el castaño desnudo pero eso ya es otra historia, como lo es también las castañas cocidas y asadas que aquí llamamos “calbotes” y que a partir de ahora se degustaran en muchas casas de Cadalso de la mismo forma que hace cientos de años.

Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

Cadalso hoy 30 de octubre de 2010

Después de las intensas lluvias de ayer el día amanece nublado con algunos breves ratos de sol.
La temperatura a las 10,00 era de 8º y ahora mismo a las 12,00 es de unos 12º, hace algo de viento y en cualquier momento puede volver al llover.

La foto está tomada ahora mismo a las 11,52 y podemos ver que la niebla aún persiste en la cumbre de Lancharrasa.

Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

sábado, 30 de octubre de 2010

viernes, 29 de octubre de 2010

La bodega de Teodoro Villarín (I)

 

Ayer fue una gran bodega donde el trajinar de la uva era diario durante la vendimia con la llegada del fruto por distintos medios, desde cargas con caballerías, carros de bueyes, de mulas y ya en los últimos tiempos, tractores y camiones.


En los comienzos la uva una vez pesada pasaba dentro de la bodega donde los pisadores hacían su
trabajo diario y casi sin tiempo de descanso, luego llegaron las máquinas y facilitó el trabajo aunque es cierto que se perdió la tradición y la belleza de poder ver aquellos abnegados pisadores.


Y al traspasar la puerta uno se encuentra con la desolación del abandono y con la invasión de bravíos que como queriendo darnos a entender que esto es parte de su pasado lo invaden todo, daros cuenta que aquí hace años que no entra nadie.



El sinfín quedó abandonado y no volvió a girar y junto al lugar donde tantos y tantos racimos fueron transformados en el mosto que luego pasó a las tinajas hoy quedan como testigos de épocas pasadas esos capachos y esa escoba apoyada en la pared.

Algunos recuerdos como esta vieja tinaja de barro y esa escalera que servía para subir a las tinajas aun conservan la solera que un día tuvieron y que el tiempo fue olvidando y abandonado a su suerte.




La báscula que cada día pesaba la uva con precisión absoluta y la ventana por donde el ticket con el peso y el grado pasaba de las manos del pesador a la del acarreador ha quedado abierta como queriendo seguir siendo la ruta que en otros tiempos tantos tickets vio pasar y tantas voces escucho en sus entrañas.


Hoy no hay ruido, la báscula y las máquinas descansan en el mundo del abandono y las voces dejaron de oírse, solo el recuerdo y los momentos quedaron grabados y las voces se apagaron para siempre.

Marrodán y Rezola histórica empresa vinícola de la Rioja. 
La puerta que tantas veces se abrió para introducirse en el corazón de la bodega donde cada año los caldos fermentaban en el silencio y la soledad de las tinajas hace años que quedó cerrada para siempre.

Hoy el recorrido se detiene en esta puerta pero en la próxima entrada cruzaremos la puerta y haremos un recorrido por esta bodega, la segunda bodega más grande después de la Cooperativa y que un día funcionó gracias al trabajo de Teodoro Villarín “Carnera” y sus hijos.

Fotos. Archivo Fotográfico Pedro Alfonso.

Dos momentos, dos lunas.

Este mes de octubre la luna nos acompañó en distintas etapas y posiciones, estas solo son dos de las muchas que hemos tenido la oportunidad de poder observar durante todo este mes.


La imagen está tomada desde Tórtolas y la luna aparece sobre los pinos de la zona del Risco del Grajal la tarde del sábado 16.

En esta otra imagen tomada desde los Cuatro Caminos la luna aparece junto al Cerro Casillas y está realizada el sábado 23, una semana después.

En la imagen del 16 la luna se encontraba en la fase de luna creciente y la foto se realizó por la tarde a las 19,29 horas y en la del 23 en luna llena y se hizo a las 8,42 de la mañana.

Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

jueves, 28 de octubre de 2010

Una cesta de....

En Cadalso de siempre todo se ha medido por cestas, la frase de: “voy a por una cesta de……” o “he traído una cesta de”….se viene repitiendo desde siempre y la verdad es que no hay nada más reconfortante y ameno que llenar una cesta de lo que sea en nuestros campos.

Raro es el mes que no podemos dejar de coger una cesta de algo en nuestras viñas o huertos y como prueba de ello he aquí algunas de las últimas cestas que he tenido la suerte de poder coger este tiempo atrás.


Fue en agosto cuando mi cesta se llenó de uvas de albillo, tan escasas y a la vez tan apreciadas no solo por su dulce sabor sino por seguir esa tradición que irremediablemente tiende a desaparecer como hace siglos desapareció el viejo molino que siempre ha dado nombre a la zona y que no es otro que el del Molinillo.
 
Luego le llegó el turno a otras uvas no menos apreciadas, las de chelva, estas en el mes de septiembre y en el lugar conocido como la Antanilla, cumpliendo al llegar a casa con el ritual de colgarlas.

Y ya en octubre, en los primeros día la cesta se volvió a llenar de manzanas golden y reineta, las primeras dulces a rabiar y las segundas con un toque ácido que las hace idóneas para asar.

Por último en estos días de finales de octubre y desde Tórtolas la cesta sintió el roce de un nuevo fruto de nuestros campos, las castañas que cada año deleitan nuestros paladares no solo crudas sino también cocidas con un poquito de anís o asadas en esas tradicionales sartenes llenas de agujeros y que nunca han faltado en los hogares cadalseños.


Podríamos seguir con cestas y cestas de todo tipo de frutos y por la época también de los famosos “miscalos” pero estos al igual que la fruta también escasean en los últimos tiempos y cada vez es más difícil llenar la cesta.

Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

miércoles, 27 de octubre de 2010

Aquellas calles de Cadalso y aquellos momentos.


A nuestros abuelos y abuelas por lo mucho que nos enseñaron y por todo lo que fueron.



Uno de los mejores momentos del día, de cualquier día puede ser el que empleemos en dar un paseo por nuestras calles, calles antiguas y llenas de recuerdos, calles muchas veces silenciosas y vacías, calles que siempre nos traerán viejos y entrañables recuerdos de nuestro pasado, de nuestra gente.




Espacios llenos de luz que dan vida a cada rincón que de niño visitábamos con nuestros padres o abuelos, la Sangre, la Plazolilla, San Antón…….donde un día jugamos con los amigos, pasamos un buen rato, o simplemente nos calentamos junto a aquellas chimeneas donde ardía la leña que nuestro mayores cortaban cada invierno para que el calor no nos abandonara. Entonces apenas había libros, ni música, ni películas pero siempre podíamos ver las estrellas en esos cielos de Cadalso que todo lo inundan.



Compartir las noches con los mayores junto a la chimenea, preparar unos calbotes o unos “míscalos”, eran escenas que te abrían el corazón, y yo como muchos de vosotros tuve la suerte de poder vivir muchas veces estos momentos.



Entonces no existía ese concepto de la prisa ni del aislamiento actual, las puertas siempre estaban abiertas y la llegada de amigos y vecinos era constante, y en cada casa y en cada cocina junto al fuego de la chimenea las conversaciones de la vida surgían cada día, y todos, familia y vecinos participaban en ese murmullo de voces que tanto unía.




Y mientras la abuela atizaba el puchero, el abuelo se liaba un pito de caldo de gallina, y nosotros los que entonces éramos niños soñábamos con esto o aquello, y con la ilusión de conseguir aquel juguete o aquellas botas que habíamos visto en el escaparate de Alfonso el de “Plesimar”. Así cada día y cada noche, la vida, como el tiempo, se nos fue pasando y nos hicimos mayores y aunque parece que con el tiempo ganamos mucho, también es cierto que perdimos bastante, pero…es la vida y no hay marcha atrás.


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

Cadalso visita a D.Jesús Haro


Otra foto mítica de una de las excursiones de la época para visitar a Don Jesús Haro una vez hubo abandonado Cadalso.


Fue en el 1963 y aunque yo era pequeño recuerdo que se pasaba de miedo en aquellos viajes, entre otras cosas porque eran las únicas ocasiones en que se salía de Cadalso.

Los personajes son conocidos de todos y aunque algunos/as ya están o estamos algo creciditos aún conservamos algo o todo de parecido
Observar en el fondo a Juanjo el sacristán de Don Jesús durante los años que permaneció en Cadalso y que por lo que se ve no quiso perderse el viaje a Aranjuez.
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

La pitarra de tinto del Zorro Corredero.

He quedado con Mariano a las ocho de la mañana en su almacén de la carretera de Cenicientos. Ayer por la tarde dejamos cortados tres capachos de uva de garnacha en la viña de la Mina para hacer una pitarra de tinto.


Cuando llego al almacén Mariano y su hermano Leandro ya están esperándome y rápidamente comienzan a volcar los racimos en la maquina donde serán triturados en un corto espacio de tiempo..." Mira esta máquina se chupa casi mil kilos en menos de una hora" Y tiene razón Mariano porque se traga los tres capachos con unos 180 kilos en menos que canta un gallo, y digo esto porque allí mismo están las gallinas ponedoras y un par de gallos que han cantado casi al mismo tiempo que la máquina trituraba los racimos.


 A medida que los racimos son triturados se limpia todo lo posible de pajas y hojas, mientras Mariano con un mecedor va colocando los racimos para que los atrape el sinfin, luego la máquina suelta los escobajos por un lado dejando solo el mosto y los hollejos que pasarán  una vez limpio a los capachos a través de una manguera que sujeta Leandro.

 Cada capacho recibe el mosto de la uva que contenía, de estar lleno de uva pasa a tener un poco menos de la mitad en mosto que a continuación cargamos en la furgoneta para llevarlo a la pitarra que se  encuentra en la bodega de la  Corredera.


Y el mosto como despidiéndose de Cadalso donde nació pasará junto a Palacio y la Plaza en su último viaje antes de llegar a su destino en la Corredera donde reposará durante la fermentación.


Fotos tomadas desde la furgoneta de Mariano y sin parar......verdad que no están mal?

Y aquí pasado el tiempo necesario para fermentar y convertir el azúcar en alcohol el mosto se habrá convertido en vino,

Pero para esto aún queda un tiempo durante el cual cada día al atardecer habrá que mecer el mosto hasta que el caldo suba arriba y solo entonces se podrá correr y así terminar el proceso de la obtención del vino en una pitarra..
Gracias a los hermanos Castrejón que más que ayudarme fueron los verdaderos artífices, yo tiraba mientras las fotos, de la elaboración de esta pitarra de tinto garnacha de la Mina.
Y recordad que estáis invitados todos a una copa de vino el día que esté listo para beber en la fiesta de la "Pitarra del Zorro" en la Corredera. Tony no seas incrédulo que todo lo que cuenta el Zorro es verdad, bueno ...casi todo.
Pitarra realizada el 12 de octubre de 2010

Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

lunes, 25 de octubre de 2010

Fuente de Huerto Facho


Se encuentra esta fuente en un lugar donde el olor a tomillo, cantueso y pino te embarga hasta lo más profundo de los sentidos, el lugar no puede ser mejor, rodeada de pinos y piedras que forman esa simbiosis de nuestra Peña Muñana y que acoge en su seno esta fuente de rica agua que solo en los veranos más calurosos puede llegar a secarse.
El circulo señala el lugar donde se encuentra la fuente de Huerto Facho

Allí junto a la fuente perfectamente empedrada en su cara sur se encuentran dos enormes castaños con más de cien años de antigüedad y que contrastan en otoño por su color amarillento en medio del verde de los pinos. Lugar de huertos en el pasado como así lo atestiguan las bancadas existentes y tal vez hasta de un poblado celta por una serie de construcciones de piedra la mayoría circulares que componen un grupo con cerca de 50 ruinas perfectamente acopladas entre si y que probablemente se surtieran del agua de la fuente de Huerto Facho..
El lugar rodeado de pinos en acogedor y silencioso.
Hoy la fuente se conserva como hace cientos de años, pero no así los huertos que fueron abandonados hace un par de décadas, tal vez tres, como tampoco pasan por un buen momento los castaños abandonados a su suerte y peor parte ya se han llevado unas higueras y frutales que adornan su viejo tronco con unas ligeras ramas con hojas que se resisten a desaparecer a pesar del paso del tiempo.
La fuente está rodeada de una pared de piedra

Aún hoy el lugar es agradable y tranquilo donde se respira no sólo el puro aire de los pinos sino el pasado de esplendor del lugar cuando los cadalseños subían hasta aquí para aprovechar el agua veraniego de esta fuente y poder sacar adelante esos pequeños pero productivos huertos tan importantes entonces en la vida de las familias de nuestro pueblo.


Llegar al atardecer y observar desde aquí Cadalso y sus alrededores es algo maravilloso y cautivador y no te imaginas si te subes un bocata y te lo comes con unos buenos tragos de la fresca y rica fuente, pero con el cuidado de que a tu vuelta lo dejes todo como estaba o incluso mejor.


Desde el enclave de la fuente la vista es espectacular y relajante.

Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso


Entra en este enlace de José Luis "Estrapicurciela" para conocer el poblado de Huerto Facho