la Jura de Guisando

la Jura de Guisando
El tratado de los Toros de Guisando tuvo lugar en el Cerro de Guisando junto a los toros del mismo nombre el 18 de septiembre de 1468. En dicho tratado el rey de Castilla Enrique IV reconoció y proclamó a su hermanastra Isabel I de Castilla como Princesa de Asturias, proclamación que la sirvió para ser reconocida como heredera de la Corona de Castilla y León.

Pinturas iglesia

Pinturas iglesia
En el año 1947 se realizan las pinturas del Altar Mayor, pinturas que los de cierta edad hemos conocido, el pintor se llamaba Félix y cuentan....

martes, 26 de abril de 2016

Santa María del Tiétar. Ruta: los Molinos-Presa Pajarero-Castañar-Zahurdas-Lago Colinar. ( y 2ª parte )




Esto hay que verlo, lo tienes al lado, vas y me cuentas




Continuando con la ruta y tras dejar atrás la presa, no hemos adentrado en el castañar y los molinos del arroyo Pajarero, más arriba las siluetas de las casas y la iglesia de Casillas nos muestran su cercanía, aquí junto al puente que salva las aguas bravas del arroyo nos volvemos, es una opción, la otra es continuar hasta el pueblo de Casillas, para ello debemos emplear un par de horas más entre ida y vuelta, tal vez menos. Al principio es una pista de tierra la que nos lleva garganta abajo, luego se toma una senda estrecha donde la naturaleza se va comiendo el espacio, a la derecha la garganta, más abajo la presa y al fondo el Valle del Tiétar, se puede pedir más, creo que no.
 Ahora nos encaminamos por un sendero casi sin marcar hasta un lugar mágico o simplemente pastoril, me refiero a las Zahurdas de la Cancha, arquitecturas megalíticas  que fueron transformándose al pasar de los siglos en lugar de cobijo para pastores y animales. Podemos ver dos construcciones en posición norte-sur que se unen por un corral de piedra orientado al sur, probablemente para aprisco del ganado. Un lugar cargado de magia y misterio que no podemos dejar de visitar, luego que cada uno saque sus propias conclusiones. 
Y abajo, siempre abajo Santa María y Sotillo al fondo, el Valle del Tiétar y los pinares y montañas que lo envuelven, un valle tan cercano y común para los que aquí vivimos que se nos escapa el encanto de sus pueblos, sus gentes, paisajes, gargantas y cumbres, pero que todos llevamos muy dentro.
 Y para terminar el coqueto Lago Colinar, encantado lugar de paz y sosiego que inunda nuestros sentidos con espectaculares vistas, con olores de plantas y con todo lo necesario para pasar un buen rato sentado observando y viendo pasar la vida y el tiempo.
Esto es todo lo que tenía que decir del valle por ahora, porque espero que el destino  me vuelva a pasear por estos apacibles rincones, que los sueños y las voces del Tiétar me sigan proporcionando aspectos y situaciones que sigan forjando en mi la pasión y el amor por este Valle que tantas y tantas veces he pisado y que las noches mágicas de los pueblos que lo forman se conviertan en el refugio y el escondite del misterio que siempre me atrapó, porque aunque yo no vivo en el interior del Valle, la cercanía siempre me ha hecho pertenecer a él.

Zorro Corredero



                       Iglesia de Casillas desde la garganta.


Cerca de la Presa Pajarero, la senda se estrecha, las Cabezas de Rozas y las Peñas de Cenicientos cierran por el sur el Valle por donde discurre un todavía principiante río Tiétar.   


    Desde la Presa Pajarero se divisa al primer tramo del Valle, con Santa María a sus pies y Sotillo

    La senda bordea la presa, más abajo las Zahurdas y el Lago Colinar.

    Sierra de San Vicente.

    Ganado en Santa María, cabecera del Valle del Tiétar   

    Presa Pajarero

    Sotillo de la Adrada  se asienta entre las Sierras de San Vicente y el Valle.

    Camino de las Zahurdas.   

    Sotillo de la Adrada

       Las Zahurdas de la Cancha, mágicas construcciones.      



    Las Cabezas de Rozas en el Alto Tiétar.


    Un mirador excelente del primer tramo del Valle del Tiétar
   
    Senderistas bordeando el Lago Colinar.

    Lago Colinar





Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

4 comentarios:

Angel Calvo Villarin dijo...

Sencillamente precioso

Pedro Alfonso dijo...


La verdad es que es un lugar bastante bonito, y lo mejor es que lo tenemos al lado de Cadalso.

Gracias y un saludo

Anónimo dijo...


Cada paisaje es una caricia que la naturaleza nos regala, sepamos disfrutar y cuidemos lo que cada día nace para nosotros.

Gracias Pedro una vez más.

Inés

Anónimo dijo...

El río Tiétar nace en el extremo oriental de la Sierra de Gredos, cerca del lugar denominado «La Venta del Cojo», en el término municipal de Las Rozas de Puerto Real, donde varias fuentes, gargantas y arroyos van alimentando su curso hasta llegar al Parque Nacional de Monfragüe.

Discurre por los términos municipales de Santa María del Tiétar, Sotillo de la Adrada, Pidralaves, Casavieja, Mijares, Gavilanes, Pedro Bernardo y Candeleda, en la provincia de Ávila, por la Iglesuela, Sartajada, Buenaventura y Navalcán, en la provincia de Toledo, y por la comarca de la Vera, en Cáceres.

Desemboca en el río Tajo en el Parque Nacional de Monfragüe tras casi 150 km.

Sus principales afluentes son el río Guadyerbas y demás gargantas y arroyos que nacen en la sierra de Gredos del Sistema Central y en la sierra de San Vicente. Su régimen hídrico es pluvio-nival, con un
máximo en invierno (lluvias) y primavera (fusión de la nieve), y un mínimo marcado en el verano.

Margot Riofrío Viñals