Virgen de Lancharrasa

Virgen  de Lancharrasa
Ahora hace siete años

Día del Hornazo

Día del Hornazo
Entra para leer este post de 2010 y disfrutar de nuestro día del Hornazo.

martes, 31 de mayo de 2016

Niños cadalseños en su Primera Comunión.




Esta foto de mayo de 1941 nos muestra una imagen con un niño y una niña de comunión, la niña viste de blanco con un hermoso ramos de flores en una mano y en la otra un libro, pero lo curioso es el traje del niño que no es otro que una vestimenta falangista, muy normal por entonces, pero es que lo que hoy vemos de una manera en aquellos años recién terminada nuestra Guerra Civil, era otra muy distinta. Poco dinero y mucha miseria recorría los hogares cadalseños, tan poco que casi nadie hacia la comunión con el típico traje que estamos acostumbrados a ver, tampoco se celebraban esas comidas de ahora y de regalitos nada de nada.
Fueron años difíciles para todos, también para los niños, pero seguro que la ilusión de ese día no se perdió y aunque poco o nada había, algo mejor se comía para celebrarlo y algún regalito caía, aunque fuera insignificante.  
Los dos personajes son muy conocidos en Cadalso, seguro que ya sabéis quiénes son, pero por si acaso aquí van los nombre y también el recuerdo para ellos de todos los que formamos este pueblo, porque representan nuestro pasado y nos ayudan a conocer cómo era la vida de aquellos años y de dónde venimos.

María Abad Baquera y Paulino Baquera


Zorro Corredero
Archivo Fotográfico Pedro Alfonso
Foto cedida al archivo por Basi Martín

domingo, 29 de mayo de 2016

La Sierra de Cadalso. Cumbre de Lancharrasa. ( y Parte 3ª )


A los que siempre han seguido los pasos de Lancharrasa

La  estación primaveral  hace días que se instaló en Cadalso, que nos alentó con sus temperaturas y favoreció la vida animal y vegetal de este recóndito lugar tan unido a nosotros pero tan extraño y poco común para la mayoría. Es el momento de adentrarse en la Sierra. de dejarse llevar por la belleza que este reducido y encantado lugar siempre tiene, de abandonarnos a lo que vamos descubriendo a medida que ascendemos, de sorprendernos con lo que nos va entregando la naturaleza totalmente vinculada con el entorno. 
 
Escondidos entre las rocas, los castaños, los robles y la espesa vegetación, anidan las aves, crían los zorros y otros mamíferos más pequeños, es la parte baja de la Sierra, más arriba cuando la arboleda deja paso a los pastos de altura, aquellos que durante décadas sirvieron para alimentar y dotar de bravura a las reses de ganaderos cadalseños que eligieron este lugar para la cría de sus ganado. Hoy sólo los vestigios de los corrales y la plaza integrados en la vegetación son visibles desde las alturas. 

Y arriba nos sorprenden las vistas, la fisonomía de nuestro pueblo, que desde aquí parece mucho más grande y tal vez lo sea, de los campos integrados en un paisaje  común y conocido por todos, de la identidad de toda la comarca compartida por tierras de Madrid, Toledo y Ávila, de la belleza de unos buitres que vuelan ahí al lado, de esas otras cumbres cercanas y queridas, y en el silencio del lugar con la vista perdida en el horizonte y los sentidos abiertos a lo que nos rodea, nos invaden enormes sensaciones que nos introducen en esta montaña, en este paisaje y en la vida de Cadalso.

La presencia humana es aquí escasa, tal vez por eso se haya mantenido tan salvaje como hoy lo conocemos, siendo el lugar donde el medio ambiente y la vida animal está mejor conservada, cosa que espero siga siendo así siempre, porque sólo de esta manera la siguientes generaciones podrán seguir disfrutando de este conjunto de bienes que la naturaleza y nuestros mayores nos han donado.

El roquedo y los pastos de la cumbre, los castaños y robles, la vida animal, todo sigue aquí su curso desde hace siglos, nadie que no sea el ser humano puede modificarlo, seamos pues amables y protectores de este bello paraje, sería todo un gesto que debería aunar la sabiduría de las personas para entre todos conservar para siempre nuestra cadalseña Sierra de Lancharrasa.








    Sentimientos y placeres se unen en Lancharrasa.   

    Lancharrasa es piedra.   

    Lancharrasa es naturaleza viva.

    Lancharrasa es Cadalso.

    La Peña de Cenicientos, altiva, cercana, atrayente.   

    Una mirada a Cadalso.   

    La rocosa cima de Lancharrasa.

    Hermosas sensaciones.   

    A un lado la Peña Buvera de Cenicientos.   


    Al otro la Peña Muñana de Cadalso.  


    Abajo los restos de corrales y antigua plaza de toros de Barhondo.

    La antecima. 

 Y la primaveral cumbre que nos sorprende con un manto de jacintos.


    El destrepe de vuelta.

    Atrás queda la solitaria cumbre.

    Aceitero que habita en la Sierra de Lancharrasa.

    Troncos viejos de encina enmarcan la Peña Muñana.




    Abajo el roble es el protagonista.

    Lugar aislado y salvaje.

    Energía que alienta nuestro sentidos.

   Color y vida para la vista.

    Recuerdos y amores compartidos.

Y al final la satisfacción de saber que es la Sierra de Cadalso la que nos puede proporcionar todo lo aquí sentido y vivido. Gracias Lancharrasa.


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

jueves, 26 de mayo de 2016

La Sierra de Cadalso. Flores de Lancharrasa. ( Parte 2ª )


Flores de Lancharrasa

A la Sierra se va a mirar, a observar y a disfrutar, cualquier día es bueno, aunque los hay más claros y calurosos a veces no son los mejores, todo depende de cómo lo vivamos y lo asimilemos. La primavera llega cada año, la cumbre se llena de coloridos jacintos, tantos que llaman la atención, pero a medida que ascendemos encontramos otras plantas como violetas, dientes de león .........todas nacen para nosotros cada año, son parte de nuestra naturaleza y por lo tanto tan cadalseños como el que más. Existen muchas más, estas son sólo una muestra de lo que nos podemos encontrar, pero si miramos detenidamente  veremos que el suelo está salpicado de muchas de ellas, creando un colorido maravilloso y vistoso que nos acompañará durante todo nuestro recorrido.



    Jacintos en la cumbre de Lancharrasa.

                         Jacinto salvaje.


    Botón de oro.

    Geranio. Alfilerillo de pastor.
 
    Violetas.


    Diente de León.


    Jacinto

    Ranúnculo. Bola de oro.

    Flor de la retama

  
Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

miércoles, 25 de mayo de 2016

La calle de la Iglesia, relatos heredados.




La calle de la Iglesia, relatos heredados


La calle de la Iglesia se alza como la enseña de Cadalso, desde la Plaza a la Fuente es dueña de cientos de años y de historias, de momentos interiores vividos y rememorados. A un lado la iglesia, al otro el Callejón, más adelante la Casa de la Inquisición desde donde ya vemos el Palacio, la fuente de los Álamos y la Sierra, todos nombres y lugares añejos que siguen madurando en las mentes de nuevos cadalseños, retomando la antigüedad de relatos que se siguen heredando de aquellos que pasearon su juventud por estos mismos  paisajes.



Zorro Corredero
Fotos: Archivo fotográfico Pedro Alfonso


martes, 24 de mayo de 2016

Ruta del Bosque. Navadondilla ( Ávila )


Ruta del Bosque. Navahondilla





Salida a las 8,30 de la gasolinera de Cadalso
El viaje se realizará en nuestros propios coches. Hay que apuntarse antes del viernes para saber los coches necesarios.


Marcha circular practicamente llana con una duración de tres o cuatro horas. Apta para todo tipo de personas.



La salida se hace desde el vecino pueblo de Navahondilla, se puede dejar el coche en la plaza y descender hasta la iglesia donde tomaremos un amplio camino de tierra que nos llevará hasta la zona conocida como el Bosque.

Pronto comenzamos a ver un bosque plagado de castaños, robles, encinas, sauces y alisos, siempre con el fondo de la cumbre del Cerro de Casillas.

En apenas media hora desde la salida, llegaremos hasta un lugar extraño pero a la vez lleno de misterio, por cierto aun sin resolver, me refiero a unas ruinas que por los restos parecen ser parte de un monasterio. Ventanas, paredes, y lo mejor conservado, una portada de suntuosa arquitectura, nos harán pasar un buen rato recorriendo y observando el lugar.

Buenos prados en los que pastan reses, nos rodean por todas partes, es este como ya he dicho otras veces, un lugar significativo en el pasado de Cadalso ya que aquí han pastado durante muchos años las reses bravas de los ganaderos cadalseños.
En el último tramo pasaremos por el famoso Ventorro y nuestros pasos coincidirán con la Cañada Real Leonesa Oriental


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

lunes, 23 de mayo de 2016

La Sierra de Cadalso. Paisajes de Lancharrasa. ( Parte.1ª )


La Sierra de Cadalso. Paisajes de Lancharrasa

Subir a la Sierra de Cadalso y coronar la cima de Lancharrasa no es muy común, es cierto que a todos por aquí les gustaría, pero también es cierto que pocos lo han hecho. Hoy vamos a subir a la montaña más alta de Cadalso, el techo de nuestro pueblo, un lugar que aunque modesto en altura, no deja de ser un espacio lleno de naturaleza y enormes vistas. Estamos en primavera, la niebla ha hecho acto de presencia, otorgado un poco más de belleza al paisaje que a medida que ascendemos nos vamos encontrando, aquí no hay niebla, pero abajo en el Valle del Tiétar los pueblos aparecen borrados y sólo al llegar al querido pueblo de Rozas de Puerto Real, la concentración nubosa deja ver algunas casas y su iglesia, es sencillamente espectacular, porque os puedo asegurar que hay muchísimas montañas y lugares más grandes, bellos y altos que este, pero ninguno es tan nuestro, tan cadalseño y roceño como en el que nos encontramos. 
Atravesamos prados verdes y jugosos para el ganado, sendas rodeadas de robles, nos encontramos con algunos árboles de enorme porte, pinos, castaños, robles, encinas, cerezos y hasta algún protegido Arce de Montpellier, fascinante lugar.
Casi arriba nos sorprende la famosísima y desconocida Fuente Techá, un manantial de agua fresca que brota a más de 1000 metros de altitud, y que en su día sirvió a través de una complicada canalización para que las gentes de Cadalso tuvieran agua, luego se fue perdiendo, canalización y fuente, y al final se abandonó, hoy la piedra que la cubría, de ahí lo de techá ( techada ) yace en el suelo y aunque me hubiera gustado colocarla de donde nunca debió caerse, es difícil por su peso. Pero debemos continuar y dejar atrás la fuente, sólo faltan unos pocos metros para llegar a la gran piedra que da nombre a la Sierra, para ver Cadalso abajo, para sentir nuestra tierra y nuestra gente de ayer y de hoy aquí junto a nosotros, porque no hay un lugar en todo Cadalso donde te sientas más cadalseño que aquí, sí, más que en la tan visitada Peña Muñana.
La Sierra de Lancharrasa, nuestra Sierra, también esconde una flora silvestre de particular belleza, plantas que abajo vemos menos y que aquí disfrutan de otro ambiente y clima más propicio, pero hoy no es día de flores, ahora toca mirar, empaparse de paisaje, disfrutar y observar como la vida continua allí abajo, así desde hace siglos y siempre con este imponente mirador de las tierras de Cadalso que es la Sierra de Lancharrasa.

Disfrutad de paisaje que ya vendrán las flores y la cumbre.


    Las Cabezas de Rozas   

    Un gran roble nos indica la entrada.

    Una amplia senda entre los robles es el comienzo.

    La niebla inunda el valle, Rozas de Puerto Real despierta a la primavera.


    Las Rozas entre robles y niebla.   

    A medida que se coge altura las montañas del Alto Tiétar aparecen ante nosotros. 

    Las Rozas aprapada por la niebla, una imagen cautivadora.

    Seguimos subiendo....

    Ante nuestra vista aparece el Cerro Guisando 

    La Fuente Techá (Fuente Techada)

     La piedra que techaba la fuente lleva muchos años en el suelo, aqui parece más pequeña, pero es grande y pesa demasiado, pero al menos hemos realizado una recostrucción virtual.




    Cumbres del Valle del Tiétar




La mirada se pierde en el cercano Cerro de Casillas, el paisaje se llena de vida y color acrecentado por la niebla primaveral, todo es bello y cercano en Lancharrasa


   Y abajo Cadalso custodiado por su Peña Muñana.

Una vista desde el Cerro Guisano a la Peña Muñana nos sirve para apreciar la grandiosidad de nuestra    tierra, tan cerca y tan amada, pero a veces tan desconocida.   
 

Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso