Somosierra

Abedular de Canencia

martes, 10 de mayo de 2016

Astorga - Rabanal del Camino. Camino de Santiago Camino Francés


Camino de Santiago. Camino Francés
  Astorga-Rabanal del Camino




Camino de Santiago.Camino Francés
 Etapa 23 Astorga-Rabanal del Camino 22 Km.



 En Astorga nos adentramos en una nueva comarca cargada desde siglos de leyendas e historias peregrinas y templarias, aparte de esto nos encaminamos hacia unas etapas que nada tienen que ver con los llanos dejados atrás. Ahí ante nosotros se encuentran los Montes de León con sus desniveles y sus paisajes, con los colores típicos de esta época, la primavera, que nos inundan la vista y el olfato, estamos en plena comarca de la Maragatería.

    Ayuntamiento de Astorga

    Ermita Ecce Homo. Valdeviejas.

 La salida de Astorga no se hace pesada como suele ocurrir en estas grandes ciudades, tomamos la carretera hacia Valdeviejas, y con lo primero que nos encontramos en con una pequeña pero hermosa ermita que llaman del Ecce Homo. Una amable señora nos sella la credencial y tras algunas fotos y comprar una pequeña cruz de madera, por la voluntad todo sea dicho, tomamos de nuevo la carretera que en unos pocos metros salva la autovía por un puente moderno. Cerca de aquí entramos en una pista que nos lleva hasta Murias de Rechivaldo, pequeño pueblo donde un albergue-casa rural de restaurada planta nos recibe con agrado, sello y buen trago de agua fresca, cosa que el peregrino siempre agradece.


    Interior Ermita Ecce Homo.

    Estampa A.Amigos del Camino de Santiago de Cadalso de los Vidrios en la ermita del Ecce Homo.

    Murias de Rechivaldo.

    Albergue Las Águedas. Murias de Rechivaldo.


    Interior del Albergue Las Águedas.

 Pasado Murias de Rechivaldo, el Camino continua entre flores y monte bajo, pronto encontramos a nuestra derecha un desvío al precioso pueblo de Castrillo de Polvazares, digno de visitar y de comer si tenemos tiempo un delicioso cocido, pero en esta ocasión hay que dejarlo a un lado, tanto pueblo como cocido, y continuar. Decir que en estos días de mayo se seguía buscando a una peregrina americana-japonesa que caminaba en solitario y cuya familia denunció su desaparición al no tener noticias de ella durante días. Había pernoctado en un albergue de Astorga y tenía previsto llegar a Rabanal del Camino, pero nunca llegó y como luego se supo fue asesinada por un individuo que la desvió, al parecer para robarla, hacia una casa de campo cerca de Castrillo de Polvazares.

Leer sobre la peregrina japonesa

    El Camino se aproxima a Santa Catalina de Somoza.


    Antiguo camino de entrada a Santa Catalina de Somoza.

 Pero sigamos con nuestro Camino, que ahora nos lleva por unas largas y aburridas rectas que en ocasiones se elevan por pequeñas pendientes hasta llegar a Santa Catalina de Somoza, un pueblo abocado a desaparecer, como tantos otros, y que gracias al resurgir del Camino hoy es un lugar donde la vida fluye y los peregrinos encuentran de todo, lo mismo ocurre con Rabanal del Camino. La entrada a Santa Catalina de Somoza no ha debido de cambiar en siglos, su pocas calles y casas, aunque restauradas, conservan el carácter rural y todavía se puede apreciar el abandono al que fueron sometidas durante años, pero hoy es diferente y la vida ha vuelto con casas rurales, bares y albergues, ubicados en antiguas casas que han sido rehabilitadas con mucho gusto y que hacen de este pueblo una parada obligatoria para los muchos peregrinos que diariamente transitan estos caminos.

    Iglesia de Santa María en Santa Catalina de Somoza.

       
    Descanso, zumo y vuelta al Camino.

    Calle Real en Santa Catalina de Somoza.

Casas de piedra y madera, bellas puertas con herrajes, la iglesia junto a la plaza y la tranquilidad del pueblo hacen que su calle principal en pleno Camino sea un espacio de parada obligatoria para descansar y tomar algo, en mi caso un fresco y dulce zumo de naranja que me devuelve las ganas de seguir por el todavía recto camino, donde el aire sopla con algo de fuerza y el sol apenas calienta, es primavera y al fondo los Montes de León y al altivo Teleno aparece con nieve.


    Venta de artículos del Camino a la salida del pueblo maragato de Santa Catalina de Somoza.
    Camino de El Ganso.

Hemos llegado a El ganso, otra pequeñísima población que parece resurgir de sus cenizas y donde lo único que se ven son peregrinos y albergues, aquí hemos decidido parar a comer algo, pero un algo que casi siempre se convierte en un mucho, y es que vuelvo a repetir que nosotros somos peregrinos atípicos, nada que ver con los japoneses que caminan, caminan, duermen en albergue desde muy pronto  y comen lo justo, y tan justo.


    Peregrinos a su paso por El Ganso.


    Arquitectura rural en El ganso.




    Iglesia de Santiago. El Ganso.

 La iglesia está dedicada al Apóstol Santiago, está cerrada, pero un artesano que vende sus obras en la puerta, me descubre algunas fechas labradas en piedras, me sella la credencial con un extraño dibujo y me dice que en Rabanal no nos podemos perder la misa que dicen en gregoriano, bueno pues a la tarde iremos, le contesto. Comemos y bebemos de muerte, reposamos y de nuevo nos lanzamos al Camino para llegar a nuestro fin de etapa en Rabanal del Camino, el lugar que el Codex Calixtinus cita como villa hospitalaria en la falda del Monte Irago.  

    Detalle de fechas en la iglesia de Santiago.


Peregrinos saliendo de El Ganso.


Mapa de El Ganso al Monte Irago, donde se encuentra la famosa Cruz de Ferro.

    Campo de cereales antes de Rabanal del Camino.
 
     La primavera inunda de flores y colores el robledal de Rabanal del Camino.

 El famoso roble del peregrino nos saluda y se me pasa hacerle una foto, será posible, pero ha ocurrido y ya está. Una zona de brezo y más tarde un robledal donde crecen junto al camino multitud de flores silvestres, que me han entretenido con las fotos, nos han acompañado en una leve para prolongada subida hasta una zona vallada donde los peregrinos han ido colocando cruces realizadas con pequeños troncos y palos de madera.

    Peregrinos en bicicleta camino de Rabanal.

    Cruces peregrinas junto al Camino.

    Un pastor cuida de su rebaño a la entrada de Rabanal.

    Lo primero que nos recibe llegando a Rabanal es su ermita de Santa María.

Un cruce de carretera, otra subida hasta una zona de prados donde un rebaño de ovejas pasta tranquilamente al amparo de su pastor y unos mastines que ladran como perros a nuestro paso, nos llevan a la entrada de Rabanal con su ermita de Santa María a la izquierda y la calle Real a la derecha.

    Iglesia en la calle Real de Rabanal del Camino.

                            Interior iglesia. 

    Puerta y detalle de herraje. Calle Real. Rabanal del Camino.                        

La Posada de Gaspar y el Albergue El Pilar, dos excelentes y bellos lugares para pernoctar.


    Rabanal en plena Maragatería leonesa.

  Por la tarde asistimos a la misa de canto gregoriano y paseamos por las solitarias y escasas calles, poca gente y muchos peregrinos que enseguida duermen para mañana enfrentarse al Monte Irago, llegar a la Cruz de Ferro y seguir como cada día hasta acercarse a la meta del Camino, Santiago de Compostela.

                         

    Iglesia de Santa María de Rabanal del Camino.

    Interior iglesia de Santa María.

    Durante la celebración de la misa e gregoriano, todos los asistentes son peregrinos.


    Junto a la puerta de la iglesia y el monumento a Julián Campo "Chelán"



                            En la torre de Santa María luce el reloj de Canseca


La tarde transcurría sin sobresaltos, sin apenas nada que no fuera el disfrute de este pueblo maragato en pleno Camino de Santiago, pero la cosa cambió cuando conocí a Bladimiro Carrera Fernández más conocido en Rabanal como "Ublines" nacido en Rabanal un 14 de noviembre de 1929, el cual me contó historias y anécdotas de su pueblo, de ahora y de hace años, todo un personaje con el que pasé largo rato que entre otras cosas me sirvió para conocer la historia del reloj de la iglesia.

Bladimiro me recito este viejo verso:

Por las rutas de Santiago, veredas del peregrino
se encuentran tres monumentos en Rabanal del Camino
El primero es la iglesia de servicio parroquial
declarada por España monumento nacional.
En ella se alza un torre de sobervía elevación
el orgullo de este pueblo y del mundo admiración.
Sus campanas son potentes de gran sonido y valor
su reloj es un tesoro que "Conseca" aquí dejó
relojero maragato de prestigio y honor
la mejor obra que hizo a su pueblo la donó

Rabanal del Camino, 14 de mayo de 2015

Para saber más sobre el relojero Conseca
Relojero Conseca



                Bladimiro Carrera, natural de Rabanal del Camino y encargado del reloj de la iglesia.




 Enlace etapa 24: Rabanal del Camino-Ponferrada

Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Preciosas fotos .

Manuel Olarte Olarte

Pedro Alfonso dijo...

Gracias Manolo. Un abrazo

Anónimo dijo...

Muy bonitas las fotos, !!!!

Chelo Villarin Recio

Anónimo dijo...

Que hermosura!!!

Margarita Medrano

Anónimo dijo...

pedro.nos gusta mucho cadalso.nos gusta la montaña.nos gusta el camino de santiago.y nos gusta tantas cosa que nos da la vida.pero tambien nos gusta .escalona.toledo.el restro del mundo y sobre todo vallecas.y algun dia conseguiremos tener puerto de mar.un abrazo.

Jose Julian De La Peña Buendia

Pedro Alfonso dijo...


Gracias Chelo y Margarita por vuestros animosos mensajes.

Kisses
Pedro "Zorro Corredero"

Pedro Alfonso dijo...

Gracias amigo peregrino Julián, totalmente de acuerdo en todo, a mi también me gusta lo mismo+Cadalso y sus aldeas de.....tú sabrás.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Muy bonitas las fotos por tierras leonesas.

Jose Marcos

Anónimo dijo...

Bonitos recuerdos del camino

Nely Aguilera Herrera

Pedro Alfonso dijo...

Hermosos lugares leoneses son la Maragatería y el Bierzo y precioso todo el Camino de Santiago Francés.

Gracias José Marcos y Nely

Un saludo
Pedro

Anónimo dijo...


Historias del camino, vivencias de peregrino, todo tu camino es una forma de sentir los momentos y el encuentro con las tierras y las personas que te salen al paso, esto si que es vivir el Camino de Santiago.

Enhorabuena Pedro.

Inés

Pedro Alfonso dijo...


Muchas gracias Inés, si, es cierto que cada no avanza en el Camino a su manera, con pensamientos y formas diferentes, con sensaciones que se perciben de distintas maneras, pero en todo este tiempo siempre he notado que seas del país que seas, camines por el motivo que camines, todo el mundo al final tiene una misma meta, Santiago, y esto es lo que hace del Camino una experiencia inolvidable, convirtiendo cada etapa en una nueva vivencia que te llena cada día más, hasta tal punto que después de este camino vienen otros, porque tenemos la gran suerte de que España está llena de Caminos que llevan a Santiago.

Un saludo
Pedro "Zorro Corredero"

Anónimo dijo...

estupendo reportaje como siempre

Mercedes Tejedor Blanco

Pedro Alfonso dijo...


Muchas gracias Mercedes, todo forma parte también de ti y de nuestros momentos vividos en el Camino.

Besito

Anónimo dijo...

Fenomenal reportaje.
Te sigues superando.
Besitos.
Paqui.

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

EL TIEMPO PODRÁ PARARSE
Madrigal

El tiempo podrá pararse
y cesar el tic-tac de los relojes,
podrá quemarse el grano de mis trojes
y mi amor por ti aventarse.
Pero serás sola tú quien lo avente
empuñando un bieldo helado,
y esparciendo en un halo incandescente
mi corazón calcinado.
Podrás interponer una distancia
levantando un muro frío,
pero el huerto guardará tu fragancia
impregnada en el rocío.
Y podrás ser gacela y pasearte
entre los sauces del río,
pero que yo por fin ceje de amarte
¡es imposible amor mío!

Saturnino caraballo Díaz
El Poeta Corucho