San Antón 2010

San Antón 2010
Recordando la fiesta de las sanantoneras de 2010

Vidrios de Cadalso

Vidrios de Cadalso
La producción de los hornos de Cadalso tiene éxito en origen por la simplicidad de la decoración y de las formas. Muchas de éstas son tradicionales, y fueron anteriormente usadas por la orfebrería. Más tarde durante los siglos XVI al XVII se ven influidas por las venecianas.......

viernes, 18 de agosto de 2017

EL ALBILLO DE CADALSO DE LOS VIDRIOS



El albillo de Cadalso de los Vidrios










El pálido áureo de oro
eclosionando en la viña,
es crisol de la campiña
y en Cadalso es un tesoro.
Crepitar dulce y sonoro,
néctar del fruto amarillo
al que liba el pajarillo,
y una vez llevado a casa
se saborea y se amasa
placer con uva de albillo.


Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho 

jueves, 17 de agosto de 2017

BAR LENNON DE TORREMOLINOS. Por Miguel González



BAR LENNON DE TORREMOLINOS




                Este julio pasado de nuevo volvimos por Torremolinos. De nuevo recordé casi todo. De nuevo supe que Torremolinos siempre viene conmigo. De nuevo visité la Torre de La Roca y pasamos por su piscina y subimos a su terraza para divisar el mar y rememorar lo que sentí la primera vez que observé su inmensidad inabarcable desde la novena planta. Y de nuevo evoqué los amores de entonces, agosto de 1975 (con Franco vigilante), que comenzaron el día 3. Y por primera vez entré en el bar Lennon -frente a la Torre-, creo que sigue siendo el mismo bar de antaño, solo que mucho más vetusto, como yo y sus dueños que posiblemente son los mismos de aquellas noches. No lo sé. Nos sentamos en la barra a tomar una cerveza con un calor espeso y asfixiante, como ya sudado en el pasado y renovado con brío en este presente.



                Un cansado ventilador cercano giraba perezoso y se lamentaba contrito, igual que sus antepasados lo hacían desamparados en las películas de Bogart. Sería porque no acertaba a aminorar aquella sofoquina que te zarandeaba por las solapas. Le dije a mi mujer que, cuando entonces, siempre que volvíamos de madrugada al apartamento procedentes de la discoteca Piper's, veíamos que esos bares (había varios más) estaban llenos a rebosar. Llamaban disimuladamente mi atención y supongo que era porque atisbaba algo distinto, diferente, algo más allá de la época en la que habitábamos. Parecían tabernas de un puerto de mar en día de paga con un ambiente de bohemia, cánticos reclamando ausencias y nostalgia de amores que aguardaban en puertos del Caribe. Para mi eran una curiosidad por satisfacer, como si fuera el encanto de lo prohibido… Pero desconozco porqué nunca accedí al Lennon, ni a ningún otro.
                Cuarenta y dos años después entré y la melancolía de lo perdido me abrumó. Y me emocioné viendo a los viejos dueños saliendo con dificultad de la barra y dejando tras de sí una estela de botellas y vasos adornados con luces navideñas en julio. Observé unos arcaicos taburetes testigos de alegrías y confidencias pasadas y unos libros reposando en una pequeña estantería. Tienen dos grifos de las cervezas San Miguel y Guinnes y un peluche con antifaz. Cuelgan de sus paredes fotos viejas de pescadores en Los Álamos, de Torremolinos, de La Carihuela y de la playa de El Bajondillo. Hay un poster de John Lennon que anduvo por estos pagos antes de ser asesinado y descubro en él una inscripción en inglés: The desolation of the life (La desolación de la vida, dice el diccionario del móvil…) Incluso creí descubrirme yo en una de esas instantáneas sin haber estado nunca antes allí. O quizá sí estuve y no lo recuerdo porque éramos piratas y traficábamos con cubatas de la malagueña ginebra Larios. O Puede que lo soñara con tanta intensidad que, al final, lo asimilé como cierto. Sueño tanto y tan mal…



                Esto es como un museo, le dije en un castellano-cadalseño al viejo lobo de mar situado en el Puente de Mando del Lennon. No me entendió nada como yo tampoco asimilé su inglés de Liverpool. Únicamente nos entendimos con una mirada atravesada por infinitos y afilados dardos de ternura. Una mirada devastada por las ausencias de tantos que se hicieron a la mar con él o se fueron al campo con mi padre para nunca más volver. Y nos escrutamos -otra vez- con esa mirada vencida por el tiempo, cansada por la vida y vidriosa por las penas. Pero que aún conserva humildes destellos de esperanza. Una mirada que sigue arrastrándose enamorada e implorante desde hace cuarenta y dos años por estas playas para rescatar del olvido y de los barcos abandonados los pensamientos de los ahogados…


Miguel Moreno González

                                                                                                             

martes, 15 de agosto de 2017

La Virgen del Roble de Cenicientos



               Día de la Virgen en Cenicientos




Con mis mejores deseos a todos los habitantes de Cenicientos, pueblo hermano de Cadalso, que hoy celebra sus fiestas de la Virgen del Roble. Y nada mejor para homenajear a la Virgen, que esta pareja de coruchos que siempre han amado a Cenicientos, por un lado el fotógrafo Luis Ayuso y por otro el poeta Saturnino Caraballo, que con su arte hacen de este post toda una exaltación a Cenicientos y su Virgen.

Un abrazo a todos y Felices Fiestas.
Zorro Corredero


A la Virgen del Roble


Con calor y sudor la puerta abierta,
la iglesia  abarrotada no se cabe,
la Virgen flor de nardo aguarda y sabe
que a Cenicientos llama y lo concierta.

Sale la procesión, gente a la puerta
sin una sola voz que no la alabe
ni una mano que la albahaca acabe,
quedando el huerto y la mata desierta.

Por calles previamente engalanadas
la Virgen se abre paso y se encamina
con el niño en las manos enlazadas,

y el pueblo que en redor se arremolina
vitorea jalea y da palmadas
a su Virgen del Roble luz divina.

Saturnino Caraballo


jueves, 10 de agosto de 2017

Sensaciones y recuerdos. Montaña invernal ( y 2ª parte )



Y ahora qué? Esperando el invierno








Cada invierno la montaña se vuelve a crear, permanecen las cimas, los valles, los ríos, pero hay algo, o mucho, que cada invierno vuelve a sorprendernos, a deslumbrarnos, quedando admirados por la belleza de las formas que la nieve crea en cada rincón. 




Todo se llena de claridad y de sombras llenas de misterio, todo se transforma y poco a poco se esbozan formas modeladas por la nieve, el viento y las fría noche, es otra forma de ver la montaña, sólo hay que mirar para encontrar imágenes que nacen a cada momento en el seno de la montaña invernal. 



Cuando descubres una montaña, siempre te vas a la cumbre, nuestra mirada se pierde en el infinito de la cima, esto parece ser lo más importante, más a medida que vas descubriendo el entorno, cuando ya la cumbre no es la meta, que a veces no lo es, inmediatamente gustas de ver en ella formas más sublimes, revestimientos níveos, manifestaciones de armonía que invaden el paisaje, es entonces cuando comienzas a sentir la auténtica montaña, cuando las imágenes que captas por tu vista se transforman en pensamientos, y si el pensamiento es vida, la montaña también es vida. 





Cada momento de montaña está animado, lo vemos a simple vista, percibimos la inmensidad, las formas, las fuerzas, los enfrentamientos y es así como viviendo y adentrándonos en ella llegamos a comprender que la historia de la montaña comienza con nuestra propia historia, con aquella primera mirada a la cumbre.





Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso


miércoles, 9 de agosto de 2017

José Julián Frontal. La tenacidad de un barítono ( Recordando)



LA TENACIDAD DE UN BARÍTONO



Actuación en San Martin

      Cadalso es lugar de recogimiento de numerosos artístas, refugio de creadores que buscan ser fecundados por las musas para así componer obras que llenen el mundo de maravilla y contento. Allí el paraje llama a la sensibilidad y con esta aparecen esas personas que mediante la inspiración abren rendijas para intentar descubrir el misterio que protege y envuelve lo más hermoso del ser humano: su sentimiento. Ya su apellido, "de los Vidrios", evoca la ternura, la dulzura, la caricia con las que modelar artísticamente el vidrio y por ende cualquier obra de arte como la bella interpretación de un aria capaz de dejarte un cosquilleo emocionado en la garganta. En ese lugar, que ya describe vuestra imaginación mejor que yo, nació en 1.970 el barítono lírico José Julián FRONTAL; en la actualidad se encuentra en Estados Unidos donde, por haber sido becado para el curso 1.997-2001, cursa estudios y perfecciona su voz en la THE ACADEMY OF VOCAL ARTS "AVA"  de Filadelfia. Retornará a Madrid a mediados de Diciembre y cantará los días 20 y 23 de dicho mes en la iglesia de San José (C/ Alcalá, esquina Gran Vía), dentro del 71 Festival Vía Magna de Música Lírica de Navidad; el día 27 del mismo mes lo hará en el Teatro Municipal de San Martin de Valdeiglesias (Madrid); y en Febrero de 1.998 debutará en el Teatro Real de Madrid cantando el papel de "Ping" de la ópera "Turandot". Antes de partir a los EE.UU. hizo unas declaraciones a la revista especializada "RITMO", de un gran interés artístico y humano, de las que no resisto -en espera de poder hablar con él para este periódico que es también el de su comarca- la tentación de entresacar algunos pasajes que ayuden a que le conozcan las gentes de su tierra.                  
       ("...Vocación, tenacidad, ayuda y un poco de suerte son los factores que me han traído hasta donde hoy me encuentro. Desde los 6 años sabía que quería ser cantante, aunque no sabía de qué. La tenacidad, el empeño, la constancia son fundamentales para salir adelante. Antes algunos amigos me apoyaron, incluso los que me decían: "no entendemos esto, pero te vemos tan convencido y tan entusiasmado..."  A Los 18 años se lo planteé a mis padres, sabiendo ya que quería cantar ópera. Y eso que en los 12 años transcurridos yo no estudié canto con nadie; cantaba a mi aire. Escuché cuanto pude y absorbí como una esponja. Cantaba repitiendo lo que oía, ya fuese ópera, zarzuela o la canción de moda del momento. Mi familia se opuso; bueno, mi madre fue más comprensiva, pero las circunstancias eran difíciles; mi padre trabajaba como peón de albañil, mi madre era ama de casa. Yo me dedicaba también a la albañilería y, eso sí, tocaba el clarinete en la banda de Cadalso de los Vidrios". "...Yo estoy impaciente por cantar, pero sé que me falta mucho por aprender. Y sé que no puedo cantar todo lo que me apetece. Lo mío, de momento, es fundamentalmente el bel canto y algunas óperas francesas". "...Un verdadero cantante debe sentir lo que canta, dando a los oyentes lo más íntimo de si mismo. A mí no me interesa que me digan "qué voz tan grande tienes", sino "cómo me has gustado, me has puesto la piel de gallina, qué línea, qué fraseo..." juzgar a un cantante sólo, o principalmente, por la voz, no me parece muy inteligente". "...El canto es tan delicado que cualquier problema te afecta: desde la comida que te sienta mal a un disgusto personal. Todo pasa por la cabeza, y te influye". "...Yo soy ambicioso, no lo niego: quiero hacer una gran carrera, y estoy firmemente decidido a ello. Los cantantes que más me gustan son, entre otros, Bruson, Panerai, Waltraud Meier y Boris Christof".)



       Vidas como ésta le rescatan a uno de las garras de la indecisión y le obligan a tomar partido por la libertad que representa el arte de personas como José Julián. No sé definir el canto -ni nada-, pero recuerdo una tarde agosteña a la que se le coló tu magia en forma de crepúsculo otoñal lluvioso y frío, situándonos a los presentes en esa frontera entre la realidad y el sueño. Tu canto me produjo un temblor en los yacimientos de mi infancia, me dejó un rescoldo de dicha adolescente, me trajo recuerdos de frío en San Antón y calor bajo los chopos con algunas hojas rotas en Tórtolas, me acercó una brisa con un botín que encerraba viejas nostalgias de correrías por la Plazolilla de Abajo, miradas tristes hacia nubes alegres de un chico sentado en  una silla de ruedas. Tu canto me enorgullece, me llena de referencias comunes, me colma de lógica y cariño. Y es que siempre queda un escalofrío en el cuerpo cuando recuerdas antiguas caricias; un dulzor en los labios al rememorar besos pasados; un hormigueo emotivo al revivir los silencios de las noches de amor; unas lágrimas que se desatan con la breve y agotadora luz del amanecer; un pálpito acelerado en el pecho al intuir la llegada de una persona querida; un olor que alguien ilusionado recogió y guardó a escondidas dentro de algún paisaje inolvidable; un color asociado a una presencia que te estalla en las manos manchándote por dentro y por fuera de ternura; un sabor a vida que te deja una copa que pasa veloz por la noche; una remota posibilidad que te ofrece lo inalcanzable... Quedará tu voz y ya habrá desaparecido todo esto, y ya habremos desaparecido todos nosotros bajo esta angustia que llamamos vida. Tu voz es ese alimento del amor que unirá nuestros huesos cuando retoñen de entre la removida tierra que un día los vio nacer. Tu voz es el eco de esa soledad cadalseña profunda y sonora que nace en ti y rebota contra el alma de cada uno de los oyentes. Siempre oirás ese eco de devoción y culto allá donde estés: Es tu pueblo,  siempre te esperará.




 Miguel MORENO GONZALEZ 






VI Concurso de Carteles Taurinos "Damián Gil" Cadalso de los Vidrios




domingo, 6 de agosto de 2017

I Certamen de Cortometrajes Cadalso de los Vidrios




Maliciosa en verano, mejor subir que bajar.



La Maliciosa desde el Puerto de Navacerrada, un paseo caluroso con buenas vistas de toda la Sierra de Guadarrama



    Montón de Trigo y Pinareja con Los Cogorros asomando entre los pinos

La maliciosa es una cumbre de fácil acceso y con grandes vistas de toda la Sierra de Guadarrama, aunque es cierto que en verano no sorprende mucho a los que ya llevamos años pisando su cumbre, si puede servir como entrenamiento y mayor conocimiento para otras épocas con más dificultad. 
La subida fue hace unos días, el tiempo caluroso, como viene siendo normal durante este verano, pero dada la altitud y lo temprano, fue un paseo agradable y como siempre duro hasta las Guarramillas, luego se suaviza y a disfrutar del paisaje. La cumbre de la Maliciosa, casi vacía de gente, apenas media docena, las vistas buenas en la cercanía y nula por el calor en la lejanía, la temperatura arriba agradable y los mejor la visita de alguna cabra hembra que busca la amistad humana, más por el alimento que por otra cosa, pero que cada día están más acostumbradas a los humanos y si te descuidas te quitan de la mano el bocata, los machos son otra cosa y más difíciles de ver, por ahora.
Durante todo el día nos acompañaron una nube de molestos mosquitos que subieron y bajaron a nuestro lado, algo difícil de soportar en muchos momentos, así como el intenso calor de la bajada, a veces insoportable, pero es lo que tiene nuestra sierra y estos veranos tan calurosos de los últimos años. Y nada mejor para recordar que unas pocas fotos de este día de montaña con mi inseparable Joaquín, hombre curtido que está subiendo a todos los 2000 del Guadarrama, creo que son 103, este verano, y lo tiene casi conseguido. Enhorabuena  y a por ellos. 

    El Telégrafo y Siete Picos

    Mosquitos del Guadarrama

    Puerto de Navacerrada

    Cuerda de las Cabrillas

    Las Guarramillas

    La Virgen de las Nieves domina el Puerto de Navacerrada

    La abandonada Bola del Mundo

    Cristo de los Montañeros y Peñalara al fondo


    Pedriza desde el Collado del Piornal

    Ruinas del Refugio del Ventisquero de la Condesa


    El pluviómetro del Collado del Piornal


    Cuerda de Peña Cabrita


    Peña Cabrita y Cabezas al fondo

    Llegando a la cumbre de Maliciosa

    El Peñotillo

    Cumbre de la Maliciosa

    La Cuerda de las Cabrillas, Siete Picos y Peña Águila y más al fondo Montón de Trigo y Mujer Muerta

    Cabezas de Hierro y Pedriza

    Las Guarramillas y la Gran Guarrama ( Bola del Mundo ) con el sendero que desciende hasta el collado del Piornal

    Cumbre de la Maliciosa

    Las cabras invaden la cumbre


    Embalse de Navacerrada

Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

jueves, 3 de agosto de 2017

Al barítono cadalseño José Julián Frontal



EL BARÍTONO CADALSEÑO JOSÉ JULIÁN FRONTAL LLAMA A LAS PUERTAS DE LA GLORIA




     Yo no sé si las franqueará, pero creo desde mi modesta opinión -salvando mi ignorancia como neófito en el "bel canto" que soy, así como mi apasionamiento que me brota espontáneo del paisanaje- que atesora dotes suficientes para que esto suceda.

     Venía de triunfar el pasado 20 de Diciembre en el Festival Vía Magna de Madrid, allí arrebató a todos los asistentes con su canto impregnado de sentimiento. Pocas veces he sentido tan íntimamente la satisfacción de ser cadalseño como al observar a toda esa gente puesta en pie aclamándole. En aquel instante (al menos en el anhelo) yo también era un poco él. Lo repitió -con mayor intensidad emotiva dada la proximidad a Cadalso- el pasado 27 de diciembre en San Martín de Valdeiglesias, con el teatro de la localidad cuajado totalmente de personas. José Julián FRONTAL de nuevo acabó conmocionando a los asistentes. La elección de su repertorio fué un acierto, preñado de villancicos, romanzas y arias. Piezas emocionadas, tristes, angustiadas, amorosas, esperanzadas; tan íntimas todas ellas como una caricia a un recién nacido. Un canto conmovedor lleno de ternura y que él supo transmitir susurrándonos al oido esa vida bella y dolorida que nos resulta tan cercana. Obras desgarradas de sutil melancolía poética que me recordaron que las composiciones artísticas más memorables nacen de momentos muy especiales que están más ligados a la tristeza que a la sonrisa. Tanto entusiasmo puso en el "Aria de Juanillo", de la ópera "El gato montés" de M.Penella, que no pudo contener unas lágrimas que amorosas surcaron sus mejillas; las nuestras ya hacía tiempo, desde la primera interpretación de Rachmaninov, que estaban humedecidas. Desgranó enamoradamente piezas del mencionado S. Rachmaninov junto a otras de J. Rodrigo, E. Toldrá, J.R. Gomis, A. Veray y M. Sandoval, que brotaban fluidas y encantadas como si en ese preciso instante música y canto estuvieran naciendo de un misterio hasta entonces inexplicado. Fué obligado entre vítores a cantar hasta cuatro obras más y finalizó con una quinta de propina entonando el "Dúo de Mari Pepa y Felipe", de la Zarzuela "La Revoltosa", en compañía de la soprano Mar Abascal que se encontraba entre el público y que José Julián invitó y así ambos, de manera espontánea, colocaron el broche y dieron colofón brillante y triunfal a una tarde verdaderamente inolvidable.



     Su voz está en plena evolución: la embellece, la somete, la modula, la embruja, la impulsa, la sostiene... Posee tal dominio sobre ella que llegará allá donde él quiera enviarla. Irá perfeccionándola como por ensalmo hasta límites sublimes y provocará que los oyentes se interroguen sobre cosas extrañas y maravillosas. No puedo olvidarme del pianista cubano Alberto JOYA -a tal señor, tal honor-, sin cuyas aterciopeladas y ensoñadoras notas a José Julián le hubiera costado más encontrar el equilibrio idóneo para dar así adecuada forma a su inspiración desoladoramente romántica y hermosa.

     Sólo me resta desear a José Julián lo mejor para sus venideras actuaciones en la segunda quincena de febrero en el Teatro Real de Madrid, entonces dará vida al personaje de "Ping" de la ópera Turandot de Puccini. Y comentarle, de paso, que en lo profesional su tarea principal es luchar por mejorar; que en lo personal deberá saber usar adecuadamente su mano izquierda para ponerse a salvo de tanto sujeto adulador e hipócrita y tanto personaje educado en el "puteo" fino y elegante; que tendrá que separar la paja del trigo en la diaria siega de la vida, rodeándose de buenos consejeros y amigos; y que, en definitiva, no deberá engreírse más que lo que le permita su origen digno y honrado. A veces, desgraciadamente, no superar estos obstáculos unido a la falta de madurez, dan al traste con admirables proyectos de artistas apagándose antes, incluso, de comenzar a brillar. José Julián, como persona sagaz que es, ya conocerá esto, pero nunca está de más recordarlo para que le sirva en lo posible a su humildad creadora.

     Enlazando con lo anterior, quiero decirle lo que su padre me dijo la otra noche en un bar de la bohemia madrileña: "-Éste se come el mundo cantando". Bien, perfecto; pero que en lo humano siga como hasta ahora, será muy bonito que no olvide sus orígenes y sea fiel a ellos que es serlo a sí mismo. De ese modo, supongo, dará argumentos suficientes a la gente que le quiere para ser felices junto a él.



     Decía Machado que lo que queda de las cosas es la emoción que nos producen. Sospecho que esa emoción que nos generaste estará dando vueltas para siempre por lugares desconocidos de nuestra alma ayudándonos a comprendernos y seguir adelante.

Miguel MORENO GONZÁLEZ