La peluquería de Vitor

La peluquería de Vitor
Hoy no funciona la peluquería, pero Vitor almacena en su interior todas esas vivencias de muchos años...

El tirador

El tirador
Otras veces la piedra impactaba en la cabeza de alguno produciéndole una herida que recibía el nombre de “chichirigaña” y que casi siempre se solía ocultar en casa, a no ser que fuera algo más aparatosa y necesitara algún que otro punto

miércoles, 27 de julio de 2016

Crónica del fin de semana. Sábado 23 de julio de 2016. Visita al Yacimiento Arqueológico de La Mezquita.


Poco que ver y prohibido fotografiar



Es sábado, el fin de semana cadalseño continúa con mucho calor, hoy es día de visita al llamado Yacimiento Arqueológico de  La Mezquita, y como hace tiempo que no lo visito he decidido acercarme. La visita comienza a las 12.00 horas, no hace falta inscripción ni nada, sólo tienes que estar en la "puerta" y esperar a que comience la visita. Al pasar junto al Palacio miro su belleza y disfruto por tener este monumento en nuestro pueblo de Cadalso, elijo la acera de la izquierda, la que pasa junto a la fuente de los Álamos, y sólo unos metros más adelante cuando la acera se estrecha y por la yedra que cuelga de una pared tengo que meterme en la carretera con el peligro que esto conlleva. Podría haber ido por la otra acera, claro, pero daba el sol y la verdad no me apetecía, conclusión; sería mucho pedir que se recorte la hiedra, esto a quién corresponda, porque a lo mejor esa hiedra es privada y debería ser el dueño el responsable de cortarla. Si llevas cámara lo mejor es que hagas alguna foto del Palacio, luego no la vas a necesitar para nada.



A las 12,00 llega la guía, se presenta y tras abrir la "puerta" entramos unas 14 personas, a las cuales nos sorprende el abandono del espacio que rodea el yacimiento, alguien se queja y la guía dice que ya lo ha dicho y que van a venir a limpiarlo. 


Al poco la guía comienza su introducción y explicaciones sobre el yacimiento, cosa que hace con conocimientos y enorme simpatía, bueno, antes nos entrega un tríptico fotocopiado con algunos datos y fotos. Por cierto la asociación no es Luis Alfonso, el nombre que tenía aquella asociación era Luis María De Borbón, espero que esto se modifique en las próximas guías. El recorrido transcurre con toda normalidad, vemos la puerta de arriba o principal, loa restos de la escalera de caracol que accedía a la torre, la sacristía, bordeamos el ábside y llegamos a la puerta sur, aquella donde muchos hemos conocido el arco de ladrillo, entramos en la iglesia y vemos unas pocas tumbas con algunos grabados, y a partir de aquí nada de nada, todo está tapado para protegerlo según nos comenta la guía.


Total decepción no poder ver nada de nada, y la pregunta es: cuándo se van a enseñar las muchas tumbas que hay dentro de la iglesia tanto en el transepto como en la nave central ? Para cuándo las otras muchas que existen fuera de la iglesia? Yo particularmente creo que ante lo poco que ver lo mejor es esperar a que se acondicione y abrirlo cuando merezca la pena. Ahora mismo, si alguien tiene la feliz idea de desplazarse desde Madrid para ver el yacimiento, es posible que se decepcione tanto que crea que le toman el pelo y lo peor de todo es que hable mal de Cadalso, cuando ni el pueblo ni sus habitantes tienen culpa de lo que aquí viene ocurriendo. Al final, uno que ama Cadalso se calló in situ, dejo pasar la visita y volvió a casa desilusionado, por todo, por el abandono del espacio, por el misterioso tapado de todo, por conocer desde hace tiempo que todas las piezas que han aparecido en las distintas excavaciones fueron llevadas a Alcalá de Henares y nunca más se supo, porque en los paneles informativos no hay ni una sola imagen de estos objetos. Y para terminar decir que no dejan hacer fotos, aunque la verdad es que tampoco hay mucho que fotografiar, y que no se pueden publicar en ningún medio. Eso si, tanto en los paneles explicativos como en los folletos, hay dos fotos del estado del yacimiento hace años, una del Arco de entrada de la puerta sur y la otra desde el interior de la iglesia de los muros oeste y sur, ambas fotos propiedad del Zorro Corredero que un día dejé a los arqueólogos y en las que nunca han citado al autor.




Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

martes, 26 de julio de 2016

Crónica del fin de semana. Viernes 22 de julio de 2016. Cadalso de Arriba tiene sed, demasiada sed.


Cadalso de Arriba tiene sed



Es viernes, acabo de subir la cuesta de Tórtolas y me dirijo a Cadalso de Arriba, aparco y miro, el cielo está de un azul intenso que llama la atención, pero lo que más me atrae es el estado en que se encuentran los jardines, o mejor dicho, el jardín que debería embellecer este Cadalso tan querido por todos. Nada de césped, los arbustos secos casi en su totalidad, algunos árboles han dejado de serlo por falta de riego, la pared a medio terminar, sólo las gomas del riego quedan como recuerdo de lo que un día fue, todo es penoso. No puedo evitarlo y saco algunas fotos, no tengo ganas de protestar, siempre es lo mismo y los mismos, pero no puedo dejar que Cadalso de Arriba se muera, todavía más, de sed. 





 Tal vez las voces de los que aquí viven, no se oiga, tal vez no sean escuchados, tal vez se esté muriendo Cadalso, pero todavía se puede levantar la voz y protestar y exigir que Cadalso de Arriba vuelva a ser algo más que un desierto, que nuestras autoridades, unos y otros, se preocupen por lo poco que tienen nuestros vecinos, que al fin y al cabo esto es parte de todos y entre todos lo deberíamos de cuidar y mejorar, pero como alguien me ha dicho, para qué? si los que aquí viven ya no tienen voto.





Ahí queda dicho, que cada unos asuma su culpa y que más que ver esto como un queja, se vea como una propuesta.

 !! Recuperación del jardín de Cadalso de Arriba ya ¡¡



Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

jueves, 21 de julio de 2016

Cadalseñas en Carnaval, un instante decisivo convertido en actualidad.


Cadalseñas en Carnaval, un instante decisivo convertido en actualidad.
 

Aquel año de 1948 en Cadalso se hacía lo que cada uno podía, los días de alegría eran escasos, las Fiestas del Cristo, Carnaval y poco más. Eran tiempos de racionamiento, de estraperlo y también de días de duro trabajo en el campo y de jornaleros. Pero a pesar de todo, la vida seguía y los cadalseños sabían sacarle provecho a las fiestas para divertirse. Como casi todos los inviernos de aquella época, el del 48 también fue frío y con algunas nevadas, pero aunque frío, el mes de febrero respetó los Carnavales y la plaza se volvió a llenar de gentes alegres y divertidas que disfrutaron de las comparsas y de las Ánimas y su revoloteo de bandera. La calle Real fue el lugar elegido para realizar esta foto a unas amigas jóvenes y alegres que sólo buscaban divertirse e intentar ser felices, todo fue fugaz, y antes del disparo la sonrisa fue su mejor arma para salir guapas y sentir por un momento la magia del retrato. 
Las amigas de izquierda a derecha son: Lorenza García, Encarna Conde, Isabel Sánchez, Pepa, una amiga de Madrid y Esther Jerónimo.
Un famoso fotógrafo decía que la fotografía es un instante decisivo, y será verdad, pero también cuando los personajes que aparecen en ella son conocidos y queridos, ese instante se prolonga en el tiempo, convirtiendo a la fotografía en algo que es actualidad, y eso que como en este caso ya han pasado casi 70 años.




Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

martes, 19 de julio de 2016

Marcha nocturna a Peña Halcón. Cadalso de los Vidrios




GLORIA Y HONOR PARA LOS HÉROES DEL RUEDO




GLORIA Y HONOR PARA LOS HÉROES DEL RUEDO




La masa del anónimo cobarde,
injuriando vil a un torero muerto
mirad al hombre caído, y cubierto,
por la roja franela y le resguarde. 

De aquello que ignoráis, befa y alarde
hacéis cayendo en yerro y desacierto
formáis y conformáis, triste concierto,
fuera del coso al filo de la tarde.

Sabed que es tradición y es patrimonio
y un legado ancestral, épica hazaña,
formando indisoluble matrimonio

de un maridaje que jamás se empaña,
y el diestro es oficiante y testimonio
del mítico arte del toro de España.


Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

domingo, 17 de julio de 2016

Cadalso, un jueves de julio.


       Entre el cielo y la tierra se perfilaba la vida, era como si la misma vida respirase por el pueblo

Los veranos ya no son tan numerosos en personas como antes, si en calor, aunque muchos digan lo contrario, olvidamos todo con tanta facilidad que parece que sólo vivamos el presente. Es jueves, mes de julio, el calor como casi siempre en estas fechas asola los campos y la vida de Cadalso, el día pasa sin pena ni gloria, la tarde inunda la soledad y al anochecer parece que nos da un respiro y vuelve la vida a la calle, a las terrazas y al deseado encuentro.




La vista se difumina en el paisaje, una cigüeña se ha posado en el tejado de la iglesia, permanece inmóvil tanto tiempo que llega a confundirse con la imagen propia de la iglesia, es mediodía y hace calor, más no parece importarle y ahí sigue, tranquila y sosegada perdida en sus pensamientos, si es que los tiene, en el vacío. Al fondo unos albañiles colocan las tejas de un tejado, es una casa de la calle de la Iglesia, hace tiempo que su tejado se vino abajo y ahora le ha llegado el momento de ser restaurado, menos mal que la fachada se ha conservado y no ha seguido el mismo camino que esas otras muchas que se convirtieron en solares, espacios vacios de todo menos de recuerdos.




Desde mi privilegiada almena veo pasar personas que suben y bajan, deben de ir a la Corredera o la Huerta, en Cadalso siempre se baja a estos lugares y se sube de ellos, curioso que nada haya cambiado desde hace muchos años. En la oscuridad se perfila el cuerpo inquieto del caminante, parece que la misma oscuridad respira y que el cuerpo formara parte de ella.




Han pasado las horas, el silencio sigue apoderándose de Cadalso, las luces del pueblo iluminan las calles, las ilusiones y los misterios, es de noche y la luna que hace rato no estaba acaba de aparecer, quinto octante parece que le llaman a esta fase, aunque tampoco estoy seguro, sólo sé que es un lugar al que es imposible dejar de mirar. Y mientras miro y observo dejo pasar el tiempo en esta media noche de verano cadalseño, seguramente una noche igual o parecida a todas las de cada verano vivido, aunque hoy sea la luna la que cambie el paisaje nocturno, y poco a poco se vaya del pueblo como cada noche, para robarle el protagonismo a las estrellas, y mucho más para hacernos pensar, porque no existe una mirada a la luna sin que venga acompañada de un pensamiento. Y mientras todo esto ocurre, la noche de Cadalso vuelve a sus ruidos, a sus juegos, al retumbar de su historia, esa que entre todos vamos escribiendo día a día.




Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

viernes, 15 de julio de 2016

Por tierras de Piedra Escrita



POR TIERRAS DE PIEDRA ESCRITA




Por tierras de Piedra Escrita
los toros y mayorales
llegaban a los corrales
con puntualidad de cita.
Y  la afición nunca ahíta
de los coruchos en carros,
sobre varales sin barros
contemplaban la corrida
en tarde comprometida
de los toreros bizarros.


Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

martes, 12 de julio de 2016

Pinar de Hoyocasero ( Ávila ) Una mirada cercana.


Pinar de Hoyocasero. Una mirada cercana





 Un día cualquiera de primavera, comienzas a caminar, te adentras en el robledal y más tarde en el pinar, ahí donde los pinos silvestres se elevan hasta casi tocar las nubes, estás absorto y a veces capturado por la propia naturaleza, ahora no piensas, solo dejas que tus sentidos se empapen y disfruten, y vaya que si lo hacen, estás en unos de los pinares más emblemáticos y estudiados de toda España, por algo será.

Los ambientes se suceden, miras aquí y allá, te quedas con esta y aquella imagen y sigues caminando sin darte cuenta, sólo sientes que algo te está atrayendo y que por momentos todo lo demás queda en un segundo plano. Si, esto ocurre cuando se visita el Pinar de Hoyocasero, un pequeño pero interesantísimo espacio natural que se localiza en el Valle del Alberche, junto al pueblo que la ha dado nombre, Hoyocasero.

Con frecuencia, unos más que otros, pasamos sin mirar lo que nos rodea, es fácil dejar de mirar lo más pequeño, lo que a primera vista parece insignificante, o porque no lo apreciamos o muchas veces porque se encuentra integrado en todo un plano y miramos pero se nos pasan los detalles. 
Yo soy de los que mira y remira, tal vez demasiado, tanto que a muchos les perece hasta pesado que pierda tanto tiempo, pero no lo puedo evitar y me voy quedando a derecha e izquierda para ver una flor, un pájaro o un detalle que llama mi atención. El resultado es que a veces, la gente que me acompaña me pierde, desaparecen de mi vista y algunos hasta se enfadan, no todos, porque también he de decir que los hay que se quedan conmigo, perdiendo el tiempo, observando demasiado y descubriendo el nombre de una especie animal o vegetal, pero de estos pocos, la mayoría corre y corre, cosa que respeto. Una persona muy allegada siempre me dice que debería ir solo, cosa que a menudo hago, y tal vez tenga razón.
El esplendor que contiene un espacio como el que nos incumbe, la atracción que irradia en el sosiego del pinar, sólo roto por el murmullo de las aguas bravas primaverales del río Alberche y sus afluentes, son creo  motivo suficiente para entrar en un sueño natural y por supuesto despierto, que se desvanece cuando oyes la llamada del resto de personas que te acompañan, entonces despiertas a la realidad y la incertidumbre que provoca tener que abandonar la clara imagen dominada por los colores de cientos de flores que hasta ese momento llegaban a tus ojos y comenzaban a grabarse en tu retina, te sacan del mundo en que te habías sumergido, llegando a pensar, nunca en decir, ya estamos, otra vez a correr. 

Este día de Hoyocasero yo era el guía, yo debía llevar al grupo por el pinar y llegar hasta el río Alberche y su medieval puente, pero lo que a continuación vais a ver provocó en mi un sueño, diría que varios, de los que sólo era capaz de despertar al escuchar las llamadas de voz natural y hasta de móvil.
Espero que si llegáis a leer esto, cosa que dudo, las fotos son más llamativas y se pasan más rápido, me comprendáis y podáis perdonar la tardanza a la que os tuve sometidos, aunque también deberíais reconocer que todo el recorrido mereció la pena. Si has sido capaz de llegar hasta aquí, ahora más que nunca te mereces ver las fotos, y si te has saltado toda esta parafernalia, pues también.





 
 



 
 
 

















 

  











Más sobre el Pinar de Hoyocasero. Una visita con la primavera atrasada.

Zorro Corredero
 Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

lunes, 11 de julio de 2016

Escocia, un verano diferente. De Ullapol a Fort Willian ( 1 )


Cuando el calor es sofocante los mejor es volar.


          De Ullapol a Fort Willian

 La otra noche disfrutaba del buen clima veraniego de Escocia, más exacto de esas tierras altas que allí describen como  Highlands, y es que con estos calores madrileños uno siempre vuela a otros lugares más frescos, más húmedos, pero siempre menos pegados al corazón. Pocas personas viven en esta región del norte de Escocia, tampoco las carreteras son cómodas para conducir, más cuando aparece un coche y tienes que adelantar, menos mal que aparecen pocos, muy pocos.





Viajar por esta tierra es todo un placer, dejarse llevar por la soledad de sus montañas y sus misteriosos lagos es inundar nuestra mente de paisajes espectaculares, aunque a veces las nubes, tan comunes aquí, no te dejen ver la montaña más alta de toda Gran Bretaña, el Ben Nevis. Y por si fuera poco también podemos explorar otras zonas de islas y costas, y como no, el famoso lago Ness, y si además lo hacemos en verano, cuando en España las temperaturas son elevadamente altas, notaremos que es una auténtica delicia.




Hoy por ejemplo, la temperatura máxima en Madrid será de 36ª y aquí en Fort Willian de 16ª, creo que no hace falta decir nada más, sólo que si te decides a venir, no olvides traer ropa de abrigo, tampoco mucho. Y desde luego no pienses en ver muchos cielos azules, sólo de vez en cuando y muchas nubes y agua casi siempre, pero esto es lo común por estas tierras, y a esto se viene, a conocerlas como son.





Y si al final no puedes ver el Ben Nevis, no pasa nada, porque a lo mejor te recibe un arco iris escocés, que no deja de ser igual que español, pero que aquí se agradece muchos más por la falta de colores que debido al tiempo tan poco lucen en las Highlands. Tampoco es difícil ver la  Highlands cow, en español la vaca de las Tierras Altas de Escocia, autóctona de estas tierras y que se caracteriza por su largo pelaje y por tener un color medio rojizo. En Fort Willian se suelen ver en algunos prados.



Y si no puedes o no quieres ir a Escocia, que estás en tu derecho y yo lo respeto, puedes elegir otro lugar  maravilloso, mucho más cerca de Madrid, Cadalso de los Vidrios, las temperaturas no son ni de lejos las de Escocia, pero tampoco las de Madrid, prueba y verás.


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso