Camino de Santiago

Camino de Santiago
El Camino de Santiago de Mariano Becerro, un peregrino cadalseño

Museo Etnológico de Cadalso CASA CORREDERA

Museo Etnológico de Cadalso CASA CORREDERA
Una visita virtual al Museo Etnológico de Cadalso de los Vidrios que no te defraudará. Encontrarás aquellos antiguos objetos de otro tiempo, aperos de labranza y mucho más. No dejes de visitarlo porque en él verás reflejado otro tiempo y otras formas de vida de nuestros antepasados cadalseños. ( Pincha en la foto para entrar.)

Montañas

Montañas
Recorre las montañas con el Zorro Corredero

miércoles, 27 de mayo de 2015

ELECCIONES MUNICIPALES 2015 EN CADALSO DE LOS VIDRIOS






ELECCIONES MUNICIPALES 2015 EN CADALSO DE LOS VIDRIOS
-MESA ELECTORAL B-


 
Considero justo subrayar algo que me causó una grata impresión el pasado domingo 24 de mayo, día de las elecciones locales en toda España. Fui designado a la Mesa Electoral B en Cadalso de los Vidrios (Madrid) junto a otros seis cadalseños de ambos sexos. A las ocho de la mañana estábamos puntualmente en el Colegio Electoral junto a los suplentes. Una persona elegida como titular justificó su inasistencia y su puesto lo ocupó la suplente nombrada al efecto.
Desde la mencionada hora hasta cerca de la 1:30h. de la madrugada convivimos en nuestra sala desarrollando las labores propias para las que habíamos sido designados. Durante todas esas horas no ocurrió ningún incidente negativo que tuviera la suficiente entidad como para calificarlo como tal. Todo lo contrario: el comportamiento de los electores fue sobresaliente y el de mis compañeros en particular excelente y de completa colaboración y dedicación durante toda la jornada; fundamentalmente, como más expertos en la materia, la de los cuatro Interventores de los partidos que se presentaban a las mencionadas elecciones (dos por cada uno de ellos). Los tres ciudadanos que fuimos elegidos por sorteo para la mesa, uno como presidente y dos como vocales, era la primera vez que desempeñábamos dichas funciones y todo nos era completamente nuevo y desconocido; por tanto, cualquiera puede imaginar que sin la ayuda de las mencionadas personas y sus razonadas propuestas -y la de algún notable funcionario del Ayuntamiento- la cuestión se nos hubiera complicado sobremanera y puesto bastante cuesta arriba, cosa que, repito, en ningún momento ocurrió a pesar de la peliaguda responsabilidad que contraíamos.
Particularmente me agradó -y lo tomo como una lección humana y democrática (esta sí)- el definitivo proceso de contar las papeletas. Un Interventor de cada partido, con la supervisión del Presidente y los Vocales, se encargó de ir anotando los votos que el Presidente leía y que antes los Vocales, solícitos, le entregaban. Pues verán ustedes: No hubo ni un error, ni una discusión, ni un mal gesto, ni una mirada cortante, ni un enfrentamiento inadecuado, ni una desabrida contestación… ¡Nada! Reitero: ¡¡¡Nada!!! Y lo digo con orgullo, ¡faltaría más! Todo se realizó con exquisita corrección y cooperación. Cada uno de los Interventores se dirigía al otro con educación y siempre ponían por delante su respeto al acto que estábamos efectuando antes que la simpatía por su partido. Y eso que en esta mesa hubo varias fluctuaciones que alternativamente ponía a uno u otro por delante. Lógicamente, se notaba su inquietud o satisfacción íntima según les era desfavorable o favorable el resultado, pero ello en ningún momento trascendió a los presentes y su comportamiento continuó siendo ejemplar y aséptico, haciendo permanente gala de corrección. Y algo muy importante, a lo largo de todo el día reinó un gran sentido del humor que nos ayudó a sobrellevar tantas horas pasadas juntos. Los pocos momentos que tuvimos de calma nos reímos con ganas y ninguno profirió comentarios desaprobatorios que hubieran provocado que ese buen ambiente se difuminara. Y es que ya lo dijo Don Quijote: “El humor no asienta sobre ingenios torpes”
Al final, mientras afuera algunos estaban contentos y el resto no tanto, los integrantes de la mesa nos dedicábamos con profusión a ultimar el tema administrativo, que tenía su “miga”… De nuevo los Interventores nos prestaron su auxilio hasta que finiquitamos la operación con la entrega de los sobres firmados por dentro, por fuera y a los lados -que contenían el diferente material que solicita la Junta Electoral- unos al Sr. Juez de Paz y otros al funcionario de Correos. Ambos esperaron pacientes hasta que les hicimos entrega de los mismos. Cuando –por fin- acabamos, todos nos dimos la mano y mutuamente nos felicitamos con total camaradería y una sonrisa en los labios. Hubo instantes muy emotivos a lo largo de toda la jornada (si soy capaz lo contaré otro día), uno de ellos ocurrió cuando los miembros de los partidos se felicitaron recíprocamente deseándose lo mejor para la nueva época que comenzaba: Unos desde la responsabilidad del gobierno municipal y otros desde la noble tarea de la oposición.




De madrugada, en casa, pensaba estas cosas y sobre lo injusto que llega a ser el manifestar -casi siempre- lo negativo de nuestra convivencia y pocas veces lo positivo. Por eso hoy me decido a contar mi experiencia que fue totalmente enriquecedora y me dio la oportunidad de conocer de forma muy cercana la categoría humana y profesional de unos cadalseños que me hicieron sentirme –una vez más- muy orgulloso de serlo. Éstos y aquéllos se presentaban con la loable iniciativa de procurar ofrecer lo mejor de ellos -y de sus respectivas organizaciones- al bien común de Cadalso (nadie albergaba dudas al respecto). Quienes van con buena fe, sean del color que sean, han de contar con nuestra consideración y el deseo de que esos hermosos principios les inspiren en la consecución de un Cadalso más próspero y desarrollado. Siendo así, no existirá cadalseño que no se sienta beneficiado y feliz por ello. Y si mal gobernaran y “opositaran”, suya será la culpa y nuestra la vergüenza por haber confiado en ellos. Y que no olviden que mucha diferencia hay de las cosas que se hacen con justicia a las que se hacen por interés particular. Algo muy parecido a la frase anterior le expresó Don Quijote a Sancho Panza cuando éste fue a tomar posesión de la Ínsula Barataria. No obstante, dentro de cuatro años, volveremos a tener la adecuada oportunidad de premiar o sancionar. De entrada, seamos optimistas y procuremos desterrar cualquier animadversión que mediatice nuestras vidas en los variados caminos que cotidianamente surcamos.
Únicamente me resta pedir públicas disculpas desde aquí a quien se sintiera descortésmente tratado por servidor (supongo que el resto de compañeros de la Mesa pensarán igual). Nunca fue mi (nuestra) intención molestar a nadie conscientemente.

¡¡¡Suerte a todos en esta ilusionante nueva etapa!!!   

                               Miguel MORENO GONZÁLEZ

martes, 26 de mayo de 2015

Sahagún-El Burgo Ranero. Camino de Santiago. Camino Francés


Camino de Santiago.Camino Francés
Sahagún-El Burgo Ranero






Camino de Santiago.Camino Francés
Etapa 19 (1ªParte) Sahagún ( León ) - El Burgo Ranero ( León )
 18.4 Km.

   Sahagún

La etapa 19 del Camino Francés une las poblaciones de leonesas de Sahagún y Masilla de las Mulas, en total son unos 37,4 km, pero nosotros, y creo que con acierto, la hemos dividido en dos partes, la primera parte nos llevará hasta la pequeña población de El Burgo Ranero con un total de 18,4 km recorridos. Decir que hay peregrinos que se hacen los 37 kilómetros y pico hasta Mansilla, toda una maratón, pero para nosotros es casi seguro que sería mucho, de ahí dividirla.
 

   Arco de San Benito y Convento de la Madres Benedictas.

Esta etapa tiene dos recorridos, uno es el conocido como la Calzada Romana, el otro es el que no lleva por un andadero llamado el Camino Real, tal vez no tan histórico pero con árboles y fuentes. Los dos itinerarios se separan en Calzada de Coto y se vuelven a juntar en Reliegos.
Sahagún es el primer pueblo de León y todo un hito en la historia del camino, buenos albergues y la extraordinaria belleza de sus monumentos hacen que esta localidad quede para siempre en el recuerdo de los muchos peregrinos que a diario la atraviesan camino de Santiago.


                                         Cruceiro junto al Puende del Canto

El nombre procede de San Fagún ( San Facundo ) mártir, como todos los santos, del siglo XI que se afirma está enterrado en el monasterio de los monjes de Cluny que hubo en esta localidad, hoy desaparecido y donde sólo podemos ver la Torre del reloj y una puerta. Los monjes de Cluny llegan a Sahagún en el año 1080, comenzando desde este momento tiempos de esplendor, tanto que llegó a ser la principal abadía benedictina de España. Por aquellos tiempos los peregrinos tenían cinco hospitales para su uso y además los monjes, ricos en tierras, donaban cada año mil fanegas de trigo para los peregrinos del Camino.

La etapa comienza en el Puente del Canto sobre el río Cea, antes encontramos un bonito cruceiro, y continuará por un andadero hasta el cruce de Calzada de Coto.


    Puente del Canto sobre el río Cea.


Por el andadero construido a la derecha de la pista llegamos en poca más de cuatro kilómetros al cruce de Calzada de Coto, aquí seguiremos por una carretera asfaltada que a poca distancia se bifurca por la pista habilitada para peregrinos, una cruz indica el comienzo de la pista. La pista es sosa y aburrida, nada tiene, por no tener ni árboles, porque los que han plantado hace años todavía no dan mucha sombra, aunque algo es algo, más para los peregrinos que se aventuran a recorrer estas tierras en pleno verano, calor del bueno lo que aquí debe hacer por esas fechas.



Lo primero que nos llama la atención es una pequeña ermita llamada de Perales, nos desviamos unos metros para verla y sin más continuamos hacia Bercianos del Real Camino. Esta ermita se encuentra a menos de dos kilómetros de Bercianos, es de capilla simple y planta cuadrada y fue confiada al hospital del Cebreiro en el siglo XII. En el año de 1782 el obispo de León, Cayetano Antonio Cuadrillero y Mota, concedió cuarenta días de indulgencia a las personas que rezaren una salve delante de esta santa imagen de la Encarnación de Perales, extramuros de Bercianos del Real Camino Francés, esto lo pone en una placa, y como cerrada estaba, la salve la recé desde fuera que creo tendrá el mismo valor de indulgencia, bueno, la verdad es que recé tres salves, con lo que la indulgencia me duró 120 días, es decir cuatro meses.


                         Cruz en memoria de un peregrino fallecido a la entrada de Bercianos

   Casas de adobe en Bercianos.

Bercianos es un pequeño pueblo de casas de adobe y poco más, fue cedido al monasterio de Sahagún en el año 966, antiguo si es, aunque a mí lo que más me gusta es el nombre del pueblo, Bercianos del Real Camino Francés.



   Palomar cerca de Bercianos.

Después de atravesar Bercianos por su calle Mayor, volvemos a tomar el andadero habilitado para peregrinos donde los árboles dan un toque de belleza natural, que falta hace en estas tierras llanas donde la vista se pierde sin nada que la entretenga.




Una zona habilitada para el descanso a la izquierda del camino, con mesas y asientos de piedra y una arboleda sobre un primaveral manto verde nos cautiva y nos anima al descanso y a la buena mesa, es hora de comer y beber algo. Y mientras comemos tenemos la visita de un peregrino que camina al contrario, viene de Santiago y dice que va hacia Bilbao, pero mientras esto nos cuenta y nos canta, si también canta, solicita algo de comida, porque según él lleva algunos días comiendo poco o nada, le entregamos un trozo de queso y algo de pan y tras la cancioncita continua su particular camino.




Al reanudar la marcha pasamos junto a una laguna, se llama la laguna Grande de Bercianos, está al otro lado del camino y de la carretera que paralela a éste nos lleva hasta el pueblo, algunos decidimos cruzar y echar un vistazo. El lugar es un remanso de frescor y vida en medio de estos páramos castellanos, más si en toda la etapa hemos encontrado algo con lo que entretenernos, nada de nada, así que un buen rato observando el movimiento de las aguas, el vuelo de un par de patos y escuchando los sonidos del canto de algunos pájaros, son todo un aliciente para nuestros anodinos sentidos. Esta laguna, como casi todas, también tiene su leyenda, es algo así....   El rey aragonés Alfonso el Batallador y su general atacaron y quemaron Bercianos del Real Camino. Muchos de sus habitantes huyeron en la noche precipitándose en las aguas fanganosas de la laguna. Se dice así, que cuando un cazador mata una polla de agua suena un graznido especial, porque son las almas de los habitantes de Bercianos que andan vagando.



   Laguna Grande de Bercianos.




Al volver a tomar de nuevo el camino me encuentro con un enorme lagarto, ya había visto muchos, si muchos, todo el camino entre Bercianos y El Burgo Ranero está lleno de agujeros en los que viven estos reptiles terrestres pertenecientes a la orden de los Saurios, pero en todas las anteriores visualizaciones nunca me dio tiempo a realizar foto alguna, desparecían en dos tres segundos de mi vista, cosa que este último no ha hecho y le he disparado dos fotos, una es esta. 

   Lagarto ocelado.

                         Cruceiro a la entrada de El Burgo Ranero.

Los casi ocho kilómetros que separan Bercianos de El Burgo Ranero se hacen mucho más cortos gracias a la laguna y a los mencionados lagartos, siempre caminando por el andadero junto a la carretera, se llega al final de esta media etapa nuestra, El Burgo Ranero. 
Este pueblo dicen se hizo conocido gracias a un escritor viajero de nombre Laffi, que en su obra Viaggio describió el ataque de una manada de lobos a un peregrino cerca del pueblo, peregrino que fue totalmente devorado por los lobos. Hoy desgraciadamente ya no quedan lobos y el pueblo vive tranquilo del paso de los muchos peregrinos que llegan hasta aquí y se quedan a dormir en alguno de los albergues existentes, uno de ellos lleva el nombre del escritor de Bolonia, Domenico Laffi, o de los modernos hoteles. Nosotros elegimos el Piedras Blancas, justo enfrente del albergue.



El Burgo Ranero conserva la construcción típica de la zona, su casas siguen siendo de tapial de adobe y en ellas podemos encontrar elementos decorativos como puertas y ventanas con distintos herrajes como muestra del pasado, también el buzón de la foto no deja de sorprenderme. El Camino sigue la Calle Real dejando la iglesia a la derecha. El pueblo existe desde el siglo XI y su iglesia parroquial dedicada al Apóstol San Pedro posee un retablo mayor renacentista en madera policromada del siglo XVI, la Virgen de las Nieves o Virgen Manca, imagen de gran valor, se encuentra hoy en el Museo Catedralicio de León




La iglesia está vinculada al Camino Francés del Camino de Santiago en España. La fabrica destaca por su torre cuadrangular con vanos para las campanas y cubierta piramidal con tejado a cuatro aguas.
Hoy hemos terminado sin mucho cansancio, media etapa o 18,4 km. está bien, mañana nos esperan otros 18 y Mansilla de las Mulas con un gran casco antiguo e importante centro comercial, pero ahora toca disfrutar de la tranquilidad de El Burgo Ranero, un pueblo leonés en pleno Camino de Santiago, que no llega a los 1000 habitantes, aunque parece que fueran menos, donde la noche se funde con las estrellas y los sueños de miles de peregrinos que aquí pernoctan desde hace siglos en su caminar hacia poniente donde les espera la catedral de Santiago.



Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

lunes, 25 de mayo de 2015

Canteros de Cadalso


Cantero bajo la lluvia



El cantero aguantaba la lluvia, también el frío y las heladas, esas que te dejan las manos insensibles y el pensamiento casi nulo, es, o mejor dicho, era la vida diaria de aquellos canteros cadalseños o de dónde fueran, canteros que se dejaban la piel y la vida por sacar unos cuartos para que las familias vivieran mejor.
Hoy el cantero de la imagen es el símbolo de Cadalso y su cantería, es el recuerdo de tantos hombres que lucharon por una vida mejor, es la fría imagen de otro tiempo, es sencillamente nuestra historia.

Al atardecer cuando la lluvia mojaba al cantero cadalseño, un viejo se retiraba la colilla de los labios, dedicaba unos segundos a recordar y decía.... con la de adoquines que he "sacao" yo, aquellos tiempos sí que eran duros, que si lo eran.



Zorro Corredero
Fotos:Archivo fotográfico Pedro Alfonso

viernes, 22 de mayo de 2015

En memoria de Antonio Lozano



 


El pasado martes cuando el sol de primavera acallaba los últimos colores de nuestros campos cadalseños, la Corredera sintió un inmenso dolor, un desgarro en la vida de sus vecinos, en el sentimiento de todo un pueblo, Antonio Lozano había muerto.
Los vecinos de antes son como los atardeceres, siempre cercanos y amados, son la fuente de vida de un pasado que no volverá, pero que siempre estará en nuestras mentes y corazones. Hoy recordar la Corredera de hace treinta o cuarenta años se hace mucho más difícil, es un sentimiento triste el que embarga nuestros sueños de aquel otro Cadalso que un día conocimos con otras gentes y que los años nos han ido robando, es intentar mirar hacia un pasado que se nos fue, que  nos sumió en la alegría y la desbordada amistad que emanaba de aquellos vecinos que formaban la vida y el latir de la Corredera.
Cerrar los ojos para recibir esa mirada del momento lejano que todos hemos vivido nos proporciona una sombra casi imaginaria de nuestra pasada vida cadalseña, es querer retener  aquel pasado vecinal, íntimo y solidario que por aquellos años se vivía, es notar la presencia, las voces, las siluetas y las sonrisas de las personas que formaban nuestro día a día, nuestras razones y también nuestra propia existencia.
Él era el más mayor de la Corredera, la voz sabia que enlazaba el pasado y el presente, la imagen de la sabiduría popular y parte de las páginas de ese libro que llamamos Cadalso. Con su muerte se pasa una página y comienzan otras, así es la vida y la muerte, pero todos lo que hemos convivido con Lozano en la Corredera y en cualquier otro rincón de Cadalso, te echaremos de menos.

Descansa en paz.

      25.10.1927
19.05.2015

Conoce la vida de Antonio Lozano, sus sueños y su pasado contado por él mismo.

Zorro Corredero

jueves, 21 de mayo de 2015

La Maliciosa. La Monja, montaña maliciosa.






Hoy como la semana anterior nuestro objetivo era coronar la cumbre de la Maliciosa desde la Barranca, pero tanto la semana pasada como esta no fue posible, la primera vez por el mal tiempo, nieve y aire para tirarte el suelo y la segunda por falta de nieve. Visto lo visto y al comprobar que los tubos no tiene prácticamente nada de nieve, y eso que estamos a 5 de marzo, una época que debería abundar la nieve, pero Guadarrama es así, hoy un metro y en diez días casi nada. Pues eso que tomamos rumbo al Puerto de Navacerrada para una vez más hacer la clásica subida por la Gran Guarrama (Bola ) y descenso hasta el collado del Piornal para ascender a la Maliciosa.





   La Cuerda de las Cabrillas



Nada más abandonar el parking y después de un desayuno a base de café con leche y tostada de pan con aceite en el bar Dos Castillas, nuestro lugar de desayuno casi siempre,  ya que tanto en Navacerrada pueblo como en Cotos a estas horas, ocho y media,  está todo cerrado,  comenzamos por la siempre concurrida carretera que sube a la Bola, hoy sin nadie por ser un día entre semana.


    Guarramillas.




Dejando a la derecha el antiguo edificio Dos castillas, sede de la Sociedad Deportiva Excursionista,  que recuerdos de la Marcha Dos Castillas de hace años, y a la izquierda la salida de telesilla que sube a las Guarramillas,  ahora mismo cerrado por falta de nieve, ascendemos directamente por la derecha de la pista de esquí, más cansado que la pista de cemento, pero más rápido y sin tanta vuelta.


    Peñalara.

   Camino de la Gran Guarrama, al fondo Peñalara.



Los crampones se hacen necesarios  al comienzo de la subida, parada para ponerlos y a caminar de nuevo. En poco menos de una hora estamos en las Guarramillas y pasados unos minutos de la hora en el alto de la Gran Guarrama  o Bola del  Mundo, aquí descansito de pocos minutos, no más  tres o cuatro y descenso por el Ventisquero de la Condesa hasta el Collado del Piornal. 

Pero si a la subida a Bola, el aire era moderado, ahora en la cumbre sopla de lo lindo, tanto que a veces parece que vaya a tirarnos, no dudamos en abrigarnos un poco, más la cara, que sufre los envites del duro viento del Guadarrama invernal, porque a pesar de la poca nieve todavía estamos en invierno.







El descenso hacia el collado del Piornal es todo un placer para los sentidos montañeros, el viento se calma algo y la gran acumulación de nieve, aquí si hay bastante, nos depara un bajada llena de buenas sensaciones y poquísimo esfuerzo. Dejamos a la izquierda las ruinas del antiguo refugio, hoy con la nieve apenas asoman unas pocas piedras, y seguimos bajando con la vista ya puesta en la Maliciosa y en unos esquiadores que ahora asciende hacia la Bola recortándose en el horizonte, precioso.






Las vistas desde aquí son espectaculares, las cumbres de El Escorial al fondo, a un lado Siete Picos, Montón de Trigo y Mujer Muerta, y al otro Valdemartín y Cabezas de Hierro que parecen unirse con la Maliciosa a través del roqueda de la Pedriza,  y muy a nuestra derecha las cumbres nevadas de Gredos.
En el collado del Piornal el viento sigue soplando con mucha fuerza, no hace un frío desagradable, pero no es uno de nuestros mejores días para caminar por estas cumbres.



 
   Un esquiador de montaña desciende hacia el Collado del Piornal con Gredos como fondo.



Con los crampones puestos dejamos atrás al collado del Piornal y el antiguo pluviómetro, juraría que es el único que queda en todo el Guadarrama, acometiendo la subida a la cara norte de nuestra cumbre de hoy, la Maliciosa de 2227 m.

 



 
Subida a la Maliciosa




No puedo dejar de comentar que a los pocos metros de comenzar la subida, aparece una chica, menuda, atlética y exquisitamente preparada, que con unos crampones para zapatillas de montaña, nos pega una pasada de vértigo, nos quedamos mirando como esperando que pare, pero no, ella continúa su ascensión como si nada y en pocos minutos la vemos que toca el vértice de la cumbre y sin parar comienza el descenso, descenso que realiza en casi segundos, lo juro, y pasando a nuestro lado se despide con un adiós y se pierde camino del collado, luego volveremos a verla subiendo hacia la Bola con la misma velocidad, cosa que no nos desanima, porque nosotros llevamos mochila y ella no, y además la debemos de sacar más de treinta años, cosa que pesa y mucho.


   Corredora de montaña descendiendo de la Maliciosa, pasó como un rayo hacia la cumbre y bajo      mucho más rápido, increíble.      



    Cara sur de la Maliciosa.
 
No sé cuánto tardamos en llegar a la Maliciosa, no mucho pero si exageradamente bastante más que nuestra corredera de montaña. Lo hacemos por el lado izquierdo intentando evitar el viento, cosa que de nada sirve, y por fin coronamos esta sencilla cumbre del Guadarrama.


   La Pedriza desde la Maliciosa.

    Cumbre.



Un tentempié, unas fotos del paisaje y nuestras nos entretiene unos minutos en la cumbre, pocos por el maldito viento, pero agradables por el paisaje.




En la cumbre de la Maliciosa.



Cabezas de Hierro
 
Por el mismo lugar descendemos hasta el collado y ahora si nos cansamos en la subida a la Bola, que diferencia con el descenso. Pasamos junto a las cuatro piedras que quedan del refugio del Ventisquero de la Condesa, creo que también llamado Refugio de la Maliciosa y tras una subidita corta, pero empinada y ventosa, nos volvemos a plantar en la Bola.

Montón de Trigo y Mujer Muerta.







   Ahora sólo queda dejarse caer hasta las Guarramillas y el Puerto de Navacerrada.






Las montañas son siempre bellas, unas veces más que otras, pero lo genuinamente bello es sentirse acompañado por tu compañero de montaña, ese que siempre está para ayudarte, para darte seguridad, conversación y muchas veces para descubrir lugares y anécdotas que tú desconocías a pesar de los muchos años de montaña a tus espaldas.

Gracias Joaquín por todos esos momentos de montaña que pasamos juntos.





Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso