Museo Etnológico de Cadalso CASA CORREDERA

Museo Etnológico de Cadalso CASA CORREDERA
Una visita al Museo Etnológico de Cadalso de los Vidrios que no te defraudará. Encontrarás aquellos antiguos objetos de otro tiempo, aperos de labranza y mucho más. No dejes de visitarlo porque en él verás reflejado otro tiempo y otras formas de vida de nuestros antepasados cadalseños.

SEMANA SANTA CADALSO DE LOS VIDRIOS

SEMANA SANTA CADALSO DE LOS VIDRIOS

Primavera en la montaña

Primavera en la montaña
El invierno dio paso a la primavera en nuestras montañas, pero todavía la nieve es abundante y se pueden realizar travesías, marchas y ascensiones a cumbres nevadas. El sol ya va calentando y la nieve comienza a fundirse, ahora es el momento para dejarse llevar y disfrutar de la montaña con menos frío y días más largos, de oír el rugir de los arroyos de montaña, de sentarse en una pradera y disfrutar del paisaje, de sentir que la naturaleza vuelve a nacer tras el duro invierno. Disfrútalo.

Ordino Arcalis

Ordino Arcalis
Pincha para ver el Valle de Ordino-Arcalís

Concurso: Cada balcón con su puerta.

Concurso: Cada balcón con su puerta.
CONCURSO DEL ZORRO CORREDERO Conoces Cadalso? "Cada balcón con su puerta" ( Pincha en la foto para participar )

miércoles, 16 de abril de 2014

La procesión de La Virgen de la Soledad en Cadalso de los Vidrios






Todas las procesiones de Cadalso tienen su encanto y su devoción pero la de la Soledad es algo que me mueve cada año a sentir y vivir el momento. Puede que me atraiga la tranquilidad del Viernes de Dolores y ese instante de fervor cuando ya la tarde comienza a decaer, puede que sea el parecido de esta procesión con aquellas procesiones del pasado, donde la poca gente y el silencio era el mejor acompañamiento, también es probable que sea la semblanza de esa virgen cadalseña a la que acompañan las mujeres cadalseñas con sus tradicionales escapularios, semblanza que describe esos rasgos físicos y muchos más espirituales de una imagen muy querida y de gran  admiración y fervor religioso por parte de todas las mujeres de Cadalso, puede que sea cualquier cosa, pero lo que si sé es que me gusta, disfruto y hasta me emociono cada año con la procesión de la Soledad.







Lo importante es que me encuentro a gusto y arropado durante toda la procesión, las calles vacías respiran el aire de otros tiempos, el atardecer  primaveral  se repite cada  año con el ocaso, la sencillez  de nuestras gentes y el silencio  profundo de respeto, van  acompañados de un aura de luminosidad  que  desprende la Soledad acariciando el  ambiente y derramando fe entre todas sus asistentes, esto es algo que se nota y que está presente en todo el recorrido. 







Al paso de la virgen las calles de Cadalso se engalanan de belleza y fe, de sentimientos y también de tradiciones, aquellos mismos que  un día sintieron nuestras abuelas y nuestras madres con la  llamada
de la Soledad y su participación en la procesión.







Que la fascinación, la fe y la esperanza nunca se pierdan en Cadalso en esta tarde de Viernes de Dolores, que las niñas de hoy sigan mañana el ejemplo de sus madres, que las mujeres cadalseñas de siempre sigan sintiendo el orgullo y la fe que les proporciona ser Hermanas de la Soledad y que la Soledad siempre siga procesionando por nuestras calles de Cadalso. Así sea.












Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

lunes, 14 de abril de 2014

A Pablo Crespo



Acabo de recibir este mail de Juan Carlos Méndez Andrade, amigo mexicano de Pablo.




HOLA BUENAS NOCHES PARA USTEDES, SOY JUAN CARLOS MENDEZ ANDRADE DE GUADALAJARA JALISCO MEXICO
SOY AMIGO DE PABLO CRESPO, UN CADALSEÑO QUE VIVIO EN GUADALAJARA EN MEXICO FALLECIO HOY 13 DE ABRIL 
DE UN ATAQUE AL CORAZON ESTAMOS MUY TRISTES POR LA PERDIDA DE MI AMIGO.

ENVIO ESTE CORREO PARA QUE SEPAN TODAS LAS PERSONAS QUE LE CONICIAN

SALUDOS Y HASTA PRONTO


Desde aquí decir que he sentido una gran pena y es para mi una enorme perdida el fallecimiento de nuestro amigo Pablo. Y que mejor para recordárle que esto que nos escribió el pasado mes de mayo y que publiqué en el Zorro Corredero.




Se vende. Reflexiones de un cadalseño de Madrid


...Los preparativos, una semana antes de que comenzaran las vacaciones de verano, recordaba eran intensos. Toda la familia recorría en uno y otro sentido aquel pasillo largo, oscuro, en el cual no desembocaba ninguna habitación. Era como el cordón umbilical de la casa; cuya única misión consistía en conectar el hall, la cocina, y el salón comedor. Rememoraba con nitidez el trasiego de bártulos de un lado para otro. Las maletas de tela a cuadros, ya con los cierres desvencijados por el uso, y a las que había que aplicar experimentados lazos de bramante, para que llegara incólume su contenido. Corría mediada la década de los 60, y una pátina negra y gris nublaba sus recuerdos. En esa España donde aún “el vítor” inundaba calles y fachadas, donde las zonas verdes eran sombríos parques, en los que los bancos desvencijados solo eran habitados por ancianos aciagos y adolescentes “novilleros” Ese Solar Patrio de los planes de desarrollo que nunca llegaban a los barrios. Una Grande y Libre, con el yugo de la servidumbre, y las flechas como aguijones que solo Karina sabría interpretar de aquella manera...



Jaime se afanaba en un rincón de su habitación en seleccionar los objetos imprescindibles para tan largas vacaciones. El tubo de respirar, las aletas, y las gafas; básicos para cualquier submarinista que se precie, no podían faltar en su equipaje. Sabía que era un pueblo del interior, y que sus inmersiones se iban a limitar a las pequeñas zambullidas en la recién estrenada piscina –por donde no cubre- pero era consciente del gran poder de seducción (al menos los primeros días) que tenía su atuendo entre los mozalbetes de la villa. Esos muchachos fornidos, con el pelo rapado casi al cero, de ceño casi siempre fruncido, y que al atardecer se apostaban en la lancha “esbarosa” para apedrear el coche de línea al grito de: -¡Que vienen los forasteros!- La verdad es que al principio costaba trabajo entablar relaciones con ellos. Era un grupo copioso, homogéneo, con unas normas estrictas de camaradería que nadie se saltaba a la torera. Deambulaban en grupo, con el tirachinas en el bolsillo trasero de su pantalón corto, con sus piernas; curtidas en mil batallas, llenas de moretones, los cuales eran  signos de identidad y valentía ante las pandillas rivales (los de arriba y los de abajo) “El oso,” “rompelápidas,” “cabezabuque,”
eran algunos nombres que ahora le rondaban por la cabeza. Férreos portavoces: líderes de la pandilla, crueles a la hora de achicharrar vivo un lagarto, pero magnánimos cuando el enemigo era vencido, y rogaba clemencia y cuartel para los suyos. Existía un código de conducta no escrito, que todos respetaban al dedillo sin la menor duda. El “forastero” era para ellos un ser extraño, al menos al principio. Un niño bien peinado, con olor a colonia y calcetines a rombos. Calzado casi siempre con fuertes zapatos “gorila” y al que no le gustaba nada ensuciarse. Remilgoso a la hora de atravesar charcos. Cobarde cuando había que sostener hasta el último momento de la mecha ese petardo de dimensiones desorbitadas, que cuando explotaba dejaba a Jaime varios minutos en un estado de semi-incosciencia, donde veía las caras de aprobación, pero sin oír nada, como si fuera el protagonista de esas películas mudas, que los sábados en la noche echaban en la Plazolilla: cine al aire libre, donde cada uno debía llevar su silla. Aún se accionaba en su memoria, aquella pequeña silla de anea; compañera de aquellas tardes-noche de verano cuando el celuloide era el auténtico protagonista, y la sábana blanca, inmaculada, que pendía hasta el suelo sujeta entre los dos balcones de “la Pura” hacía a todos los muchachos mirarla insistentemente con el consabido griterío del “que empiece ya que el público se va...”




Dormía en la planta baja de la casa. En una habitación de una sola cama, que comunicaba por un lado con la de sus padres, y por el fondo con el temido “cuarto oscuro” Una cerradura con llave centenaria lo custodiaba. Jaime estaba casi seguro de que abriría la puerta a otra dimensión. Ni sus amigos más valientes se atrevían a franquear aquel paso. No tenía luz, y se colaba por debajo de la puerta un olor a aceite de oliva y a humedad.  La espaciosa cocina, limítrofe al “cuarto oscuro” estaba custodiada por un sillón de espadaña junto a la chimenea, ahora sin lumbre, y recubierta con plásticos y papel de periódico ABC; allí se sentaba su abuela: “La tía Virgilia” siempre mirando al pequeño ventanuco que daba al portal, y que servía para vislumbrar al que entraba al hogar. Ahora entendía aquella mirada fija, quieta, impenetrable de su abuela. Era como si más allá de la ventana, encontrara recuerdos no vividos, retazos de mundos desconocidos que solo había adivinado a través de las cartas, que durante años habían ido llegando junto con fotos color sepia, dónde apenas se vislumbraban bien los rostros de los protagonistas... Un jardín, un mango leñoso de gran tamaño, un carro de paseo, y unos cuantos semblantes apenas reconocibles. Por esos territorios deambulaba la abuelilla, mientras Jaime y sus amigos, huérfanos de escuela, con 3 meses por delante para el juego, correteaban hacia el corral y ponían a prueba la logística bélica, preparando la “cantea” que se avecinaba en la tarde.



Ahora era Jaime el que se adentraba en esos recuerdos tan nítidos de su niñez, mientras habitaba a más de 8.000 kilómetros de distancia. Y entendía a la perfección la pena y la nostalgia de su amigo al pasar accidentalmente por la puerta de su casa y ver el rótulo de “Se Vende” Era como si aquellas tardes de mediados de junio, hubieran quedado ancladas en la memoria. Como si aún, el coche de línea estuviera esperándolo en la calle “humilladero” con la baca cargada de grandes maletas, y donde solo faltaba la suya.




2-5-2013.-   Pablo Crespo.-




Mi más sentido pésame a su familia tanto mejicana como española. Amigo Pablo, te echaremos de menos. 

Un abrazo y hasta siempre. 
Pedro

El vino de Cadalso a través de los siglos.


                        Pincha para conocer la historia del vino de Cadalso
                             http://zorrocorredero.blogspot.com.es/2010/03/el-vino-de-cadalso.html


                                                                Zorro Corredero


Primavera en la Sierra de Lancharrasa. ( Presentación.)





La Sierra de Lancharrasa es con toda seguridad el lugar más salvaje de Cadalso, un espacio donde la soledad y la tranquilidad está asegurada. El ecosistema ha permanecido inalterable durante muchos años, hecho que ha dando lugar al desarrollo de plantas y árboles sin el acoso sistemático del hombre. Tanto la ganadería como la agricultura que prácticamente desaparecieron allá por los años 50 han sido los dos elementos  que han contribuido a la reforestación de este espacio y a la recuperación de su flora y fauna.

Árboles centenarios, un pequeño castañar, flores y arbustos, aves, animales e insectos pueblan hoy este idílico lugar de Cadalso, un espacio que debemos conservar para asegurar que otras generaciones también puedan disfrutar.

No existe otro lugar en Cadalso donde los castaños, robles y encinas tengan tanto porte, donde se desarrollen tanta variedades de arbustos y florezcan tantas especies de flores, donde el buitre leonado y el zorro dominen el cielo y la tierra, donde insectos y reptiles inunden la zona por primavera y donde los castaños sean tan espesos que apenas penetre la luz.
Todo un lujo para disfrutar del entorno, recorriendo sus caminos, bebiendo de sus fuentes y observando lo que la naturaleza nos regala.

Con esta presentación de la cadalseña Sierra de Lancharrasa, comienza una serie de tres entradas que irán apareciendo en el Zorro Corredero y que he titulado así:

Lancharrasa y el hombre.
Flora de Lancharrasa
Lancharrasa, un mundo de insectos.


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

Semana Santa 2014 Cadalso de los Vidrios ( Madrid )




Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

viernes, 11 de abril de 2014

Nacimiento Alberche-Laguna del Gallo ( Gredos )


                        Nacimiento Alberche-Laguna del Gallo ( Gredos )


Pincha para ver más.
http://zorrocorredero.blogspot.com.es/2010/05/laguna-de-la-canada-del-gallo.html


Zorro Corredero

El Cirineo


                         EL CIRINEO                         


                          Procesión de Semana Santa en Cenicientos___1955


Confuso mira Simón Cirineo
el tumulto originado en su puerta
hasta hace breves minutos desierta,
                                              y ahora inundada de un clamoreo.                                              


Arrodillado en el suelo ve al reo,

con la cara tumefacta y cubierta
de sangre y, ya apelmazada y abierta
de heridas, del inhumano paseo.


A indicación del centurión romano
al reo brinda apoyo con su mano,
                                                        e iza en alto la cruz sobre el caído.                                                       


Y durante un trecho sigue la estela

de aquella embarcación que surca y riela
el mar de un nuevo mundo que ha nacido.


   

 Saturnino Caraballo

jueves, 10 de abril de 2014

Jesús Álvarez, el último conductor de paja.


   Jesús Álvarez Reyes____2011


Nací en Cadalso, en la calle San Antón nº90, el 13 de mayo de 1933, mi padre se llamaba José y mi madre Inés, los dos eran naturales de Cadalso, tuvieron nueve hijos, seis nacieron en tres partos de mellizos, yo nací solo, ahora sólo vivimos tres, Petra, Liberia y yo.

En mis años de muchacho jugábamos en el Machunal, así se llamaba el lugar donde ahora están las casas del “Tío Mundo”, por encima de las Casas Nuevas. Nuestros juegos eran; el calvo, las estornijas y el garbancillo, y mis amigos de aquellos años, todos del barrio de San Antón, eran Manolo “El Nacho”, Joselito “Pelás”, Esteban, más conocido por “El Churrito” y algunos más. Por esta época tenía unos nueve o diez años. Íbamos a las escuelas de San Antón, y en cuanto salíamos ya estábamos en el Machunal, allí hacíamos nuestra vida. Algunos días también iban las muchachas y jugábamos con ellas a las casitas, hacíamos de padres y madres y otros de hijos. Otras veces nos íbamos al Canto de la Laguna que es donde ahora está la casa de la Dominga, allí había un manantial y se formaba un arroyo que bajaba la calle de San  Antón abajo, date cuenta que entonces la calle era de tierra.


                 Jesús con sus amigos Jesús, Moisés, Tana, Fabian, Ugenin y Pedrito____1950 


Muchas tardes hacíamos la merienda en el Canto de la Laguna, bueno, aquellas meriendas eran casi de mentira, un cachito de pan que llevábamos cada uno de casa y una sardina “aprensa”, luego por allí cogíamos acederas del campo y nos las comíamos, las acederas son unas hojas que crecían en los acirates, los acirates son las paredes de piedra que sujetan la tierra que está a otro nivel, esto se hacía mucho en los huertos, a esto en otros lugares lo llaman terrazas. Pues bien, las acederas crecían en el borde de estos acirates y son unas hojas redondas o alargadas, como lengua de buey. Estas hojas son muy ácidas y nos gustaban mucho. Y así pasábamos la tarde, algunas con las muchachas, pero sólo me acuerdo de la Vale “La Gachas”, la Angelita “Pelagatos”, ya no me acuerdo de más, pero éramos 15 o 20.

Por ahí, al lado del Canto del Agua pasaba la cañada, y cuando venían los toros nos subíamos al canto, la casa de la Dominga está justo encima del canto. El ganado venía de fuera, no era de Cadalso, por aquí sólo pasaban, yo no sé de donde venían ni a donde iban.


    Jesús y Patri en los toros con Pifa y Margarita____1958


En la escuela entré con cinco años y salí a los catorce, mis maestros se llamaban Don Teodoro, que tenía dos hijos,  era un poquito áspero y además pegaba bastante, aunque era buen maestro y aprendíamos mucho. Luego tuve a uno que se llamaba Don José, éste era muy bueno, y por último a Don Enrique Gullón que también daba bien con la vara, aunque era buen maestro. En la escuela nos castigaban mucho y siempre terminábamos en el cuarto de las ratas, que así lo llamaban aunque yo nunca pude ver  ninguna, allí estábamos los castigados hasta que terminaba el recreo y volvíamos a clase con todos, claro, nos dejaban sin recreo que era lo mejor.

En la escuela usábamos un cuadernillo que valía 10 ctms., la tabla de multiplicar, una goma “milán” y un lapicero “alpino” que valían 5 ctms cada cosa.


A veces cuando no me sabía bien la tabla de multiplicar me castigaban de rodillas, esto era lo normal en aquella época, de rodillas, vara y alguna vez hasta cosas peores. Al final cuando pasé con don Enrique, estábamos en la calle Real, donde hoy están los “20 duros”, arriba era escuela y Don Enrique que entonces era novio de la Cani, luego se casó con ella, se estaba asomando todo el día para ver si la veía, ella vivía un poco más abajo en su casa, en la acera de enfrente, sus padres eran el tío Ricardo y la tía Lorenza.
En esta escuela de la calle Real también hubo cuartel cuando la guerra, allí metían a los del pueblo que eran de izquierdas, muchos de Cadalso cuando entraron los nacionales huyeron y cuando regresaron los detuvieron y los encerraron allí. A estos detenidos los empleaban para barrer las calles y hacer trabajos del ayuntamiento. Uno de los que estuvo encerrado ahí fue mi suegro, se llamaba Urbano, le detuvieron cuando volvió a Cadalso al terminar la guerra. A mi padre también le detuvieron y estuvo metido en este cuartel, sólo porque había trabajado con el tío Antonio Boj que debía ser de izquierdas.

Un día estando mi suegro Urbano detenido aquí, se le murió su mujer y no le dejaban salir al duelo, pero hubo una gran persona que entonces era el alcalde y que se llamaba Don Rafael Reig Tortosa, que dijo: yo soy el alcalde y bajo mi responsabilidad éste se va ahora mismo a su casa con su mujer hasta que termine el entierro, y así se hizo.

    Día del Hornazo____1962


De la guerra no me acuerdo, era muy pequeño, unos años después hice la comunión, fue con todo el grupo de la escuela, niños y niñas, recuerdo que al salir de la iglesia nos dieron un chocolate bebido con galletas, lo pagó el ayuntamiento, esa fue la única celebración, en mi casa como en casa de casi todos por no decir todos, no se celebró nada, en esos tiempos había poco que celebrar. De vestimenta llevaba un pantaloncillo corto de mahón, que era un tipo de lonilla que había por entonces, un "jerse" que me compraron para la ocasión y unas alpargatas de 30 céntimos.

Con 14 años salí de la escuela y me puse a trabajar en el campo, ayudaba a mi padre en las viñas que teníamos en Lancha los Huertos, Tabaque que está en el Camino Real, Fuente Primito y cuando podía iba al jornal con el que me salía, y como sólo tenía 14 años me mandaban a sarmentar y a cavar, lo que no hacía era arar con vertedera. Al campo iba con el tío "Mundo" ( Edmundo Sacristán ) estuve unos seis años hasta que me fui a la mili, y cuando regresé de la mili me metí de conductor con Manolo Cantelar.


Jesús durante la mili en el Regimiento de Caballería Dragones de Santiago Nº1 en Alcalá de Henares____1955


Pero vamos primero a la mili......, el campamento lo hice en La Granja ( Segovia ) y luego pasé al Regimiento Dragones de Santiago Nº1 en Alcalá de Henares, exactamente al Escuadrón Mecanizado con los jeeps.
El día que llegamos al campamento era de noche, nos dieron unas lonas para hacer la tienda de campaña y de cenar patatas en la marmita y a dormir, recuerdo que era invierno y hacía mucho frío, menos mal que con las lonas de la tienda y una colchoneta y dos mantas que teníamos cada uno se pasaba algo el frío, éramos seis en cada tienda. En La Granja hice la instrucción y conmigo también estuvo Guille “El Gachas”, pero le mandaron enseguida a su casa porque tuvo suerte y salió excedente de cupo. Juré bandera por marzo y ya me destinaron al cuartel en Alcalá, donde hice un curso de conductor para el escuadrón de jeeps, había unos 200 jeeps, y a todos los que aprobamos nos asignaron un jeep. Yo, y creo que casi todos los que hicimos el curso, no habíamos cogido un coche en la vida, así que nos tuvieron que enseñar todo.


    Maniobras en Daganzo____1955


Las maniobras las hacíamos por el cerro de Daganzo y Meco y el tiro lo practicábamos al lado de Alcalá de Henares. Yo pertenecía al Escuadrón Mecanizado, ya te he dicho que había unos 200 jeeps. El capitán se llamaba Don Manuel Sánchez Moliner, el teniente Don Tomás Lasterín y el coronel que era un tío muy bueno y muy militar se llamaba Don Ángel Carvajal Santos-Suarez.
En Alcalá pase 17 meses, que más los dos del Campamento hacen 19 meses. Toda la mili la pasé de conductor de jeep, luego hice el curso de Cabo y me pagaban 6 relaes al día. Estando en la mili desfilé por la calle de Alcalá de Madrid, fue el 18 de julio que era el día de la fiesta militar con Franco. Ese día Franco estaba en la tribuna, yo iba en el primer jeep con el Capitán Sánchez Bauza y detrás todo el Mecanizado, y justo cuando faltaban unos metros para llegar a la tribuna el Capitán me dijo: chico, si se te cala el coche escacharramos el desfile, menos mal que no se paró.

Los sábados todo el escuadrón íbamos a lavar la ropa al río Henares y una vez salimos de extras en una película, hacíamos como de romanos, llevábamos lanza y escudo, la película se llamó Alejandro Magno, y nos dieron 40 pesetas por los dos días que duró el rodaje. Fuimos bastantes soldados y algunos caballos del Regimiento.

En toda la mili sólo hice dos guardias de cabo de prisiones militares en Alcalá. Me licencié el 31 de julio de 1956, cogí el tren hasta la estación de Atocha en Madrid, y luego el coche de línea hasta Cadalso que creo salía de Juan Duque. En Alcalá coincidí con Enrique Santayana, estuvo en Aviación de voluntario, cuando yo llegué ya llevaba un año.

Terminada la mili entré de conductor con Manolo Cantelar, llevaba un camión Ebro, y Pifa que era mi compañero y también era conductor, llevaba un Isuzo, era un camión japonés y más grande que el Ebro. Nos dedicábamos a trasportar paja desde tierra Toledo a Cadalso, para ello había que poner unas redes en la caja del camión y se descargaba en medio de la calle junto a la casa del que nos la pedía. Esta paja era para dar de comer a las caballerías y al ganado, entonces toda la gente de Cadalso compraba la paja, date cuenta que en casi todas las casas había caballerías.
También en vendimias transportábamos la uva del campo a la cooperativa, que la inauguraron en 1956, justo el año que yo terminé la mili. A Madrid íbamos mucho a llevar viajes de tomates desde Villa del Prado, los llevábamos a Legazpi. Había días que entrábamos a las ocho de la tarde y salíamos a las nueve de la mañana.
Otras veces bajábamos a Yuncos, Illescas y a Pinto a por cemento y ladrillos y una vez cargados otra vez para Cadalso.


                             Jesús y Patri de novios____1960  


Con 26 años me hice novio de Patri, estuvimos muchos años de novios y nos casamos en el año 1967. De casado hemos estado unos 40 años pero la vida nos apartó hace tres y medio. Al llegar aquí las lagrimas y los recuerdos afloran, Jesús prefiere pasar los años de matrimonio y terminar, yo lo entiendo y así lo hacemos.


                     El día de su boda con Patri____26 de noviembre de 1967


Ahora vivo solo y me apaño como puedo, este año he abandonado las viñas, algunas las he vendido y otras las cuida mi sobrino Emilio. Ahora mismo sólo me dedico a pasear, a la casa, y por las tardes al hogar de jubilado. Estoy bien de salud y de momento no tengo nada.


    En su casa de la calle Carlos Ruiz____2011


Cadalso, 13 de marzo de 2011
Calle Carlos Ruiz, 1

martes, 8 de abril de 2014

Concurso Conoces Cadalso "Cada balcón con su puerta"

                                                         

                      ZORRO CORREDERO


               Concurso Conoces Cadalso  “Cada balcón con su puerta”





Estos cuatro balcones y sus respectivas puertas se encuentran en al casco urbano de Cadalso de los Vidrios ( Madrid ).

Si deseas participar sólo tienes que emparejar cada balcón con su puerta. Ejemplo A3, y así las cuatro parejas.


Puedes participar cuantas veces como quieras, pero lo que si debes es poner un nombre para saber quién eres.

Para enviar un mensaje sigue estos sencillos pasos: 

1º Pincha en comentarios
2º Ahora en “anónimo” o escribe tu usuario de Google si tienes correo de gmail (este correo también te sirve para ser seguidor) 
3º A continuación escribe en el cuadro grande la respuesta que creas con tu nombre al final.
4º El sistema te dará dos password, escribe estas passwords con un espacio entre ambas.
5º Pincha en “enviar comentario” y ya verás tu mensaje.




Entre todos los acertantes se sorteará un lote de productos donados por:




                                                    Gama Autoservicio López Martín

                                                          Bodegas Alberto Ayuso



Y además recibirás el famoso Zorro Corredero Virtual.




                                                          Zorro Corredero Virtual

Zorro Corredero
Fotos: Bitácora

El Cristo de las Guarramillas o de los Montañeros





Ascendiendo a la Gran Guarrama o Bola del Mundo y cerca de la segunda Guarramilla, nos encontramos con una imagen llamada Cristo de las Guarramillas y también Cristo de los Montañeros. Sobre una cruz de hierro el Cristo soporta los duros inviernos, llegando muchas veces quedar totalmente tapado por la nieve.

Desconozco desde cuando está aquí, pero si la memoria no me falla, creo que por el año 1975 ya estaba colocado en estas cumbres.


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

lunes, 7 de abril de 2014

Cadalso de cerca.



Observar, escuchar y comprender lo que tenemos, es la mejor forma de conservar el legado cultural y la diversidad de nuestra historia.



Existen muchas formas y puntos de vista para aproximarse a la rica y compleja realidad de nuestro pueblo. Esta es una vía que nos acerca a nuestro patrimonio y nos abre los ojos ante la realidad de lo que cada día vemos pero casi no apreciamos.





Con cada una de estas imágenes nos podemos sumergir en lo peculiar de nuestro arte, donde todo es posible imaginar y donde tantas veces hemos sentido el genio de nuestros antepasados y el origen íntimo y a la vez entrañable de nuestras gentes.





Recuerda que muchas veces no es suficiente con observar, también el relato de alguien que conoce lo que nos atrae, nos proporcionará un mayor conocimiento del lugar, aportándonos datos sobre los acontecimientos que ahí ocurrieron. Recuperar la tradición oral, algo perdida en estos tiempos, nos ayudará a comprender mejor las cosas y nos servirá para que en muchos casos no se pierda el legado cultural.





Seguramente después de observar detenidamente estas ilustraciones, contempladas con sosiego y admiración, sentirás el deseo de mirar, de sentir cerca cada lugar, de volver a descubrir los atractivos ocultos que Cadalso nos proporciona, enraizados en el arte popular de cada unos de nuestros monumentos, calles o caminos. 




Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso